18 marzo 2006

EL FORO DE LA FAMILIA PIDE UNA POLÍTICA DE AYUDAS CONVERGENTE CON LA EUROPEA



Críticas al Gobierno central por la aprobación de leyes «que no hacen justicia a la realidad socialmente eficaz de la familia», como la que equipara las uniones homosexuales al matrimonio, la conocida popularmente como "divorcio exprés" o el actual proyecto de Ley Orgánica de Educación, «que se inspira en una profunda desconfianza hacia los padres como educadores de sus hijos», pero también encarnecidas peticiones en forma de ayudas que permitan a España homologarse con la Unión Europea en política familiar. Esas fueron las líneas centrales de la conferencia que el vicepresidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ex secretario de Estado de Infraestructuras con el PP, pronunció ayer en Palencia en el marco del Foro de Debate Pallanka.

«Nuestros socios dedican de media a protección a la familia 2,5 puntos del PIB anualmente, España está en el 0,4%. Es de elemental justicia esta convergencia con Europa en política familiar como reto para los próximos años», subrayó Benigno Blanco, quien hizo además un alegato a la institución familiar. «La familia hoy, como siempre, sigue siendo el fundamento de la solidaridad social. La inmensa mayoría de los españoles seguimos viviendo en familia, un 94% constituimos un matrimonio como base de nuestro proyecto personal y la familia sigue funcionando en el siglo XXI como la fuente de la verdadera solidaridad social. Cuidar a la familia es cuidar lo que humaniza, lo que da calidad de vida y un reto de justicia para los poderes políticos», señaló Blanco, adheriéndose a las declaraciones del nuevo embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, quien consideró que «sacar la ley de matrimonios homosexuales a los dos días de la toma de posesión del Papa» fue «una ofensa gratuita» al Vaticano, «no por el fondo, sino por la forma, por el calendario».

«Es una ofensa gratuita, pero no ya al Vaticano, sino a las familias españolas. La solución que se lleva en Europa para la regulación de las parejas homosexuales es la de hacer convivir esa regulación junto con el matrimonio. Lo que se ha hecho en España, unificar las dos cosas, es una ofensa gratuita a todo el mundo, una opción contraria al pluralismo social y que ataca a las familias», señaló el vicepresidente del Foro Español de la Familia, quien no descartó nuevas movilizaciones.

«No tenemos planeada ninguna concreta, pero no ha pasado el tiempo de las grandes manifestaciones. Las familias españolas son conscientes de que son un poder social y, si no se nos hace caso, no quedará otro remedio que hacernos visibles de esa forma tan plástica en las calles», apuntó Blanco, quien rechazó que esas manifestaciones tuvieran signo político.

«El Foro Español de la Familia es estatutariamente no confesional y no partidista y cuidamos mucho no ser manipulados por nadie. La familia es transversal a todas las ideologías políticas, en ningún caso una estrategia de partido político ha intervenido en el diseño de las actuaciones, ni en su calendario, ni en su decisión», afirmó Blanco, quien valoró por último, como ex secretario de Estado de Infraestructuras, el capítulo del soterramiento.

«No sigo cuestiones del Ministerio porque, cuando uno ha estado doce horas al día metido con pasión en el tema, puede enfadarse mucho viendo cómo lo hacen los que lo siguen. Si va adelante el soterramiento en términos razonables, me alegraré», concluyó Blanco.

Información extraida de: Norte Castilla

No hay comentarios: