21 marzo 2006

UN ESTUDIO PIONERO DESCUBRE QUE EL VIH SIGUE IDÉNTICA EVOLUCIÓN EN DOS GEMELOS



El trabajo dirigido en Badalona permitirá adaptar la futura vacuna a cada población

El gran problema para hallar tratamientos y vacunas contra el virus del sida (VIH) es su gran velocidad de cambio: los genomas de los varios subtipos se distinguen en un 30%; los de dos virus de un subtipo, en un 20%, y un solo virus evoluciona dentro del paciente al ritmo de ocho mutaciones relevantes al día. De ahí la sorpresa que ha revelado una investigación dirigida por la Fundación irsiCaixa de Badalona: que la evolución del VIH es idéntica en dos hermanos gemelos. El hallazgo implica que las mutaciones del virus podrán predecirse en cada paciente.

Los dos hermanos gemelos se contagiaron hace seis años, cuando tenían 21, al compartir una jeringuilla con una persona seropositiva. Gracias a que el VIH les fue detectado pocos días después en un control rutinario, los investigadores han podido comparar desde el primer momento, y por primera vez en la historia, el desarrollo del estado clínico de los dos hermanos, las adaptaciones de su sistema inmune a la infección y la evolución paralela de los genomas víricos.

Los datos revelan un "asombroso grado de concordancia", según escriben en el próximo Journal of Experimental Medicine Javier Martínez-Picado y sus colaboradores del hospital Germans Trias i Pujol (Badalona), el Instituto Howard Hughes de la Universidad de Harvard (Charlestown) y la compañía de San Francisco Monogram Biosciences, que produce diversos tests diagnósticos del sida.

"El sistema inmune de cualquier paciente organiza enseguida un ataque contra el VIH", explica Martínez-Picado, "pero el virus muta y se escapa muy rápido; las defensas montan nuevos ataques contra esos cambios, el virus vuelve a mutar, etcétera. Esto era sabido. Lo que nadie sabía es que la composición genética del paciente permite predecir cómo va a evolucionar el virus: éste es el principal hallazgo de nuestro estudio con los dos gemelos".

Seis meses después de la infección, cada hermano gemelo había organizado 16 ataques inmunológicos contra 16 pequeñas zonas (epítopos) de las proteínas del VIH. Y 15 de los 16 ataques eran idénticos, incluidos los dos más fuertes, o dominantes. Jamás se había observado nada remotamente parecido en dos pacientes infectados con el mismo virus al mismo tiempo.

El 16º ataque (el que era distinto entre los dos gemelos) fue languideciendo en los meses siguientes hasta extinguirse. El estado de salud y la competencia del sistema inmune de los dos gemelos siguieron un curso paralelo durante los tres años que duró la investigación (uno de los hermanos murió entonces de sobredosis).

Al término de esos tres años, 14 de los 15 ataques iniciales seguían funcionando, y de ellos dos eran dominantes (los mismos en los dos gemelos), cinco bastante fuertes (también los mismos), y cinco habían declinado o desaparecido (también los mismos).

"Cuando una de las respuestas inmunes se pierde en un gemelo, se pierde también en el otro, ¡y al mismo tiempo!", explica el coordinador de la investigación. "Cuando analizamos los genes del virus, vemos que han sufrido en cada caso la misma mutación, y ello correlaciona muy bien con la evolución clínica de los hermanos, que por esta razón es muy similar".

En suma, cada gemelo disponía al cabo de tres años de 22 ataques contra otros tantos epítopos del VIH, y 20 de ellos eran coincidentes.

"El resultado indica que las personas con genomas similares responden de manera parecida al VIH, y eso es lo que estamos comprobando ahora", informa Martínez-Picado. "Como cabía esperar, los genes cruciales son los HLA [los del sistema de histocompatibilidad, esenciales para el sistema inmune]. Los grupos de población que tienen genes HLA similares muestran respuestas similares al VIH, y una evolución similar del virus".

Ese dato será muy valioso si llega a desarrollarse una vacuna eficaz contra el VIH. "Si hubiera una vacuna profiláctica [preventiva], lo ideal sería adaptarla a cada grupo de población, definido por la similitud de sus genes HLA", concluye el biólogo de Badalona.

UN CASO ÚNICO DE GEMELOS

Los hermanos se contagiaron hace seis años, cuando tenían 21, al compartir la misma jeringuilla con un seropositivo

Las conclusiones de la investigación revelan un "asombroso grado de concordancia" en la evolución de la enfermedad

El hallazgo implica que las mutaciones del virus podrán predecirse en cada paciente

Información extraida de: El País

No hay comentarios: