14 marzo 2006

UN JUEZ DE PAZ DE GUADALAJARA RENUNCIA TRAS NEGARSE A FIRMAR EL REGISTRO DE BODAS GAYS



Madrid- El juez de paz de la localidad alcarreña de Campillo de Ranas, Francisco García Pinado, se ha convertido en el segundo que renuncia al cargo por negarse a realizar las actividades propias de su cargo ante matrimonios gays. En este caso, y en concreto, por negarse a firmar por «conciencia» los libros de familia de dos parejas de homosexuales que habían contraído matrimonio ante el alcalde del municipio. El juez de paz de Pinto (Madrid) fue el primero que dejó su cargo tras negarse a casar a homosexuales, alegando para ello también motivos de conciencia, lo que suscitó críticas incluso desde el propio Ayuntamiento.

La renuncia de García Peinado fue presentada al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, después de que éste le pidiese un informe sobre la denuncia presentada por dos parejas de novios. En la denuncia se hacía constar que el juez de paz se había negado «sistemáticamente» a firmar los libros de familia, alegando para ello que su «conciencia» no le permitía registrar un matrimonio formado por dos personas del mismo sexo. Por ello, tuvo que ser el secretario del juzgado de paz quien firmase los documentos, sin que apareciese la rúbrica del juez, motivo por el que el primero de ellos elevó una queja al TSJ de la comunidad autónoma.

El TSJ decidió incoar expediente gubernativo al juez de paz. Ante el requerimiento de que explicara los motivos de su decisión, alegó que ello obedecía a razones personales, por no ajustarse a sus «convicciones morales», por lo que optó por renunciar al cargo, lo que fue aceptado.

Estos hechos han sido remitidos al Consejo General del Poder Judicial, cuya Comisión Permanente tomará conocimiento en su reunión de hoy.

Información extraida de: La Razón

No hay comentarios: