03 abril 2006

ANDREA Y MÓNICA: «SÍ QUIERO»



El Ayuntamiento de Mieres acogió ayer la primera boda de su historia entre dos mujeres

Andrea Muñiz y Mónica Fernández son desde ayer las primeras parejas de homosexuales que contraen matrimonio en el Ayuntamiento de Mieres. Las dos mujeres, ambas naturales de Mieres, decidieron formalizar su situación al amparo de la nueva ley impulsada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, después de once años de relación. La pareja estuvo durante todo el acto arropada por numerosos familiares y amigos que abarrotaron la sala del Plenos del Ayuntamiento, que ayer dejó a un lado la política para acoger el enlace.

Los invitados a la boda ya esperaban minutos antes de las doce, hora en la que estaba previsto el acto, a que llegaran las novias. Tras los saludos con familiares y amigos a las puertas de la Casa Consistorial de Mieres, Andrea Muñiz, que llevaba un vestido blanco de novia con una larga cola, y Mónica Fernández, con chaqueta y pantalón de color gris claro, subían la escalinata principal del inmueble para saludarse con el alcalde de Mieres, Luis María García, quien ofició el enlace.

Durante el acto el regidor mierense destacó que el enlace entre las dos mierenses había entrado ya en la historia del Ayuntamiento. Ante los familiares y amigos de las protagonistas del acto, Luis María García aseguró «estar de acuerdo con que el único requisito para casarse es el amor por encima de toda creencia, religión o sexo», y apuntó que si no hubiera oficiado el acto habría acudido «a presenciarlo y a felicitar a la pareja».

Tras la ceremonia el Alcalde, las novias y los padrinos del enlace brindaron con champán con el aplauso de fondo de los invitados al acto, incluso a los familiares más allegados de la pareja se les saltaban las lágrimas tras ver cómo las dos mujeres habían conseguido algo que habían perseguido durante mucho tiempo. «Llevábamos ya un año pensando en casarnos, ahora hemos decidido dar el paso y nos sentimos muy orgullosas», aseguraba la pareja casi al unísono tras la boda, y aún con los nervios de los recién casados. Las novias reconocían que para ellas su enlace lo «significaba todo en sus vidas». Al mediodía las recién casadas y los invitados fueron a comer a un conocido restaurante de El Entrego. Mieres ya vivió una ceremonia similar en el Juzgado de Mieres el pasado mes de octubre con el enlace de dos mujeres.

Información extraida de: Lne

No hay comentarios: