18 abril 2006

EL ARZOBISPADO ALEMÁN DEMANDARÁ A LA MTV POR SU DECISIÓN DE EMITIR "POPETOWN"



LA CADENA LA ESTRENARÁ EL 3 DE MAYO


Fotograma de la serie animada Popetown

El Arzobispado de Múnich y Freising (sur de Alemania) ha anunciado que emprenderá acciones legales contra la cadena de televisión musical MTV por su decisión de emitir a partir del próximo 3 de mayo los diez capítulos de la polémica serie de dibujos animados "Popetown" ("La Ciudad del Papa").

El Arzobispado exige a la MTV que no emita la serie y que frene la campaña de publicidad de "Popetown" en la que se utiliza "a Cristo crucificado como asunto para armar jaleo".

La MTV tiene de plazo hasta el próximo 18 de abril para firmar una requerida aclaración de deber de omisión, asegura un comunicado del Arzobispado de Múnich y Freising.

El abogado del arzobispado considera que con la emisión de la serie y con su campaña de publicidad, la MTV va en contra del artículo 1 de la Ley Fundamental (la Constitución alemana) que garantiza la protección de la dignidad humana.

También considera que la cadena musical viola el artículo 2.1 (toda persona tiene el derecho al libre desarrollo de su personalidad siempre que no viole los derechos de otra ni atente contra el orden constitucional o la ley moral) y el artículo 4 (libertad de creencia, de conciencia y de religión) de la Carta Magna alemana.

"Ridiculizan a Cristo"

El Arzobispado de Múnich y Freising critica la forma en la que se ha representado a Cristo en la publicidad de la serie: riéndose en un sillón mientras ve la tele con la cruz donde había sido crucificado vacía.

En la publicidad muestran a Cristo riéndose en un sillón mientras ve la tele con la cruz de su crucifixión vacía



Tampoco le gusta la descripción que se hace del Papa y el Vaticano en "Popetown", pues considera que esta serie "ridiculiza" las creencias cristianas. "Esto no es admisible ni en forma de sátira", sostiene el Arzobispado.

PopeTown, cargada de polémica

La serie, una producción de la BBC en diez capítulos, está protagonizada por un Pontífice "loco y excéntrico", un cardenal "corrupto y criminal que vende a los huérfanos como esclavos" y un optimista y buenazo Padre Nicholas, encargado del orden interno del Vaticano.

La polémica serie -que sólo se ha emitido por ahora en televisión en Nueva Zelanda y distribuido en DVD en el Reino Unido- ha levantado una ola de protestas entre los católicos alemanes que la consideran "una asquerosa burla de la Iglesia católica" y "un ataque directo a la creencia cristiana".

Información extraida de: 20M

No hay comentarios: