04 abril 2006

LOS OBISPOS DICEN QUE LA VISITA DEL PAPA NO VA CONTRA NADIE PERO CRITICAN A LOS IMPULSORES DE LAS BODAS GAYS



El prelado Escudero descarta que el Pontífice vaya a otra ciudad y ve probable una reunión con Zapatero

El presidente ejecutivo de la fundación que organiza el V Encuentro Mundial de las Familias, el obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero, utilizó ayer un tono conciliador al presentar en Madrid el programa provisional de este acontecimiento, que concluirá con la visita de Benedicto XVI a la capital de la Comunidad. No se desplazará a otras ciudades, sentenció el prelado sobre la especulación de que se reuniera en Madrid con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El representante de la organización compareció en la sede de la Conferencia Episcopal junto con el portavoz de esta institución, Juan Antonio Martínez Camino, quien leyó el mensaje sobre el Encuentro Mundial aprobado en la asamblea plenaria de los obispos de la semana pasada. Este afirma que «hoy es particularmente urgente» anunciar el Evangelio de la familia y denuncia que «hay fuerzas empeñadas en desfigurar la realidad misma del matrimonio ante las nuevas generaciones». La referencia implícita va dirigida a la reforma legal aprobada por el Gobierno socialista para autorizar las bodas entre homosexuales. Ante ello, la Iglesia española sentencia en su documento oficial: «Ser esposo y esposa, padre y madre, es algo imprescindible para formar un hogar sobre el quicio del matrimonio».


La Conferencia Episcopal habla en su mensaje de una hora de la historia «llena de graves interrogantes y de profundas esperanzas», que «exige la participación de todos». «Los que puedan harán el esfuerzo de ir a Valencia. Merecerá la pena», sostiene. Los que no, agrega, se unirán «en colaboración activa y orante».
El documento incluye asimismo un elogio a los nuevos movimientos religiosos «de vocación familiar» y dice que el Encuentro de Valencia será un paso importante en «el camino que la Iglesia en España está recorriendo a favor de la familia».
A pesar de estas consideraciones, cargadas de crítica implícita a la acción del Gobierno, Esteban Escudero prefirió un tono conciliador al responder a las preguntas de los periodistas. El Encuentro de las Familias, que cerrará el Papa los días 8 y 9 de julio, «no va en contra de nadie» y «todo el que quiera participar será bienvenido», manifestó. «La Iglesia no renuncia a su doctrina, pero no la pondrá contra nadie. Esta es la propuesta que hace la organización», aseveró.
El obispo añadió que «nadie debe sentirse incómodo». Algunas informaciones han apuntado en las últimas semanas a las supuestas reticencias del Ejecutivo a acudir a Valencia por el temor a declaraciones contra su política desde el púlpito. De ahí, las preferencias de una reunión en Madrid, algo que el representante de la organización descartó ayer. «Zapatero fue una de las primeras personas que invitó al Papa a Valencia y esperamos que asista. Es verosímil, probable que haya una entrevista», aseguró. Sí que confirmó la presencia de la CasaReal.

Información extraida de: Levante

No hay comentarios: