21 abril 2006

PARA CUÁNDO UN INSERSO HOMOSEXUAL



La marcha gay reivindicará políticas de bienestar para mayores transexuales y homosexuales


Cartel del Dia de
l´Alliberament Gai

La tiranía de la estética y los valores juveniles - la que da tanto juego a la industria de la cirugía estética y la cosmética- atenaza de forma especial a colectivos que han tenido que luchar para reafirmar su sexualidad frente a una sociedad homófoba y transfóbica. Superar la barrera de los 50 y los 60 supone para homosexuales y transexuales una doble marginalidad: se enfrentan al tópico de que a cierta edad ya no se tiene deseo sexual ni se hace pública la opción sexual, y a una sociedad que dispone el ajuar del bienestar y programas y viajes del Inserso para una tercera edad eminentemente heterosexual.

"El envejecimiento de la población es cada vez más elevado y al colectivo GLT ( gays, lesbianas y transexuales) también nos afecta", dice el manifiesto de la Comissió Unitària 28 de juny. Eugeni Rodríguez, del Front d´Alliberament Gai (FAGC), explica que esta edición del día de la Liberación Transexual, Lesbiana y Gay apuesta por la gente mayor. "Una apuesta atrevida: nunca se toca ese tema, parece que los gays tenemos ante todo culto al cuerpo y a los 40 ya no servimos para nada", afirma. La Comissió Unitària prevé la gran manifestación de Barcelona el 1 de julio, pero como ya hizo el año pasado, organizará una segunda en otra ciudad catalana. Del mismo modo que en el 2005 reunió en Reus a 2.000 manifestantes - 50.000 en Barcelona-, este año espera llegar al millar en Girona, el mismo 28 de junio. También ese día habrá actos en Vilafranca del Penedés y Reus, y el día 24 en Amposta.

El cartel diseñado para la ocasión incorpora una imagen del fotógrafo Jim Cox, tomada hace una década, que muestra a dos lesbianas estadounidenses que tienen ahora 90 años. La pareja - 60 años juntas-, dice estar encantada de ceder su imagen a Catalunya.

En su manifiesto, la Comissió Unitària alerta de que la gente mayor es "aparcada en centros residenciales o en la soledad de su vivienda, con poca o ninguna ayuda por parte de la famila y las instituciones". Denuncia además la homofobia en las residencias y apuesta por potenciar las relaciones intergeneraciones como respuesta al rechazo social que sufren los mayores. "Tenemos que pedir políticas de bienestar y ocio que recoja nuestra diversidad; pensiones dignas que tengan en cuenta la situación personal de cada uno; políticas que fomenten la independencia personal frente a la dependencia social... Seguimos apostando por transformar las relaciones sociales reivindicando nuevos modelos de vida en las relaciones afectivo-sexuales".

Las lesbianas denuncian su doble discriminación, como mujeres y lesbianas, a las que sólo se reconoce el papel de cuidar y no su saber. El colectivo de mujeres y hombres transexuales, por su parte, considera que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero no está cumpliendo su promesa de sacar adelante una ley de identidad de género que reconozca a los transexuales y evite, entre otras, situaciones de discriminación en las oficinas del Inem. "Ni siquiera sabemos qué nos pasará a los 80 años con el tratamiento hormonal que estamos recibiendo", dice Erik, del Grup de Transexuals de Barcelona.

Información extraida de: La Vanguardia

No hay comentarios: