21 abril 2006

UNA GUÍA DE EDUCACIÓN PARA NIÑOS DICE QUE "NO ES MALO TOCARSE LA VULVA"



El texto alecciona a padres y docentes sobre cómo explicar la sexualidad

«Un niño de 9 años le dice a su madre: "un niño me dijo que es malo masturbarse". La madre le dice que eso no es verdad, que muchas personas se masturban sin hacerse daño ni hacer daño a nadie. Le cuenta que ella también se toca la vulva de vez en cuando y siente placer cuando lo hace». Este es uno de los relatos incluidos en la guía «La educación sexual de niñas y niños de 6 a 12 años», editada por el Ministerio de Educación, con la que se pretende ayudar a padres, madres y profesores a explicar el delicado asunto de la sexualidad a los niños de Primaria.

Pero el relato en cuestión no queda ahí, porque la madre «aprovecha la situación para explicarle que, cuando él sea mayor, "echará un líquido" que se llama semen y que no debe asustarse...». Otra «entra a la habitación de su hija de 11 años y la "pilla" tocándose la vulva. La madre cierra la puerta y se va. Más tarde dice a la niña que siente haber entrado en la habitación sin avisar. De este modo, esta madre ha transmitido a su hija que tocarse la vulva no es algo malo, pero sí una cuestión íntima».

El Ministerio explica que la metodología de la publicación, elaborada en colaboración con el Instituto de la Mujer para dar continuidad a una primera guía de 2003, consiste en una serie de entrevistas que recogen «retazos de experiencias» de padres, madres y profesores para apoyar la labor educativa.

Adoctrinamiento. Pero la Confederación de Centros de Enseñanza (CECE) sostiene que la guía «puede alinearse en el contexto de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía» y que constituye «un asalto a la libertad de las conciencias, una burla a la familia y un intento de adoctrinamiento infantil».
La CECE, una de las organizaciones que integran la Plataforma contra la LOE, cita algunas «perlas» del texto que, para explicar qué es la sexualidad, se refiere a «cuando una niña siente un temblor especial al rozarse con la piel de otra niña». «Un marica -añade en otro capítulo- es un niño que le gusta otro niño para ser su pareja o para tener una relación más íntima». Aunque no sea «la palabra más correcta por ser usada habitualmente como un insulto, hace referencia a un homosexual, o sea, a un hombre que tiene relaciones amorosas con otro hombre».Y «¿quién asegura a un chico que no se enamorará de su mejor amigo», se pregunta.

La guía destierra las «ideas equivocadas» que tienen los chavales al pensar que «el orgasmo se alcanza a través del coito, minusvalorando otras formas de llegar a sentirlo y ocultando que las mujeres tienen un clítoris y, por tanto, una respuesta sexual diferente». O sentir «que una relación sexual entre dos hombres, y más entre dos mujeres, es una relación incompleta, sin sentido».

Las autoras subrayan que «es importante insistir en que pueden disfrutar en una relación sexual con otra persona sin coito, que no lo tienen que practicar si no lo quieren o no se sienten preparadas o preparados».

La guía sexual recuerda a padres y profesores que, en cualquier momento, los pequeños empezarán a sentir una atracción diferente de la que sienten habitualmente por sus amistades y familiares: "Un niño de 8 años ha visto a su madre muchas veces desnuda pero, de prontro, se queda "hipnotizado" viendo los pechos de una mujer que sale en un anuncio televisivo. La madre, al verlo, le comenta: "¿qué te pasa? ¿no has visto nunca unos pechos de mjuer?" Y él dice: "sí, los he visto, pero estos me gustan"».

También se refiere a que en el «intercambio placentero a través del cuerpo, también de sus genitales», la diferencia de edad no sea significativa cuando la otra persona es adulta, porque «impide la libertad de decisión de la criatura más pequeña».

Información extraida de: La Razón

No hay comentarios: