30 junio 2006

AQUILINO POLAINO, REFERENTE DEL NUEVO OBISPO DE PALENCIA





Las posiciones homófobas de José Ignacio Munilla

El recién nombrado obispo de Palencia, José Ignacio Munilla, se ha destacado en los últimos años por sus intervenciones públicas en contra de la política social del Gobierno. Como párroco en Zumárraga (Guipúzcoa), Munilla escribió varios artículos de prensa homófobos, en los que citaba como referencia a Aquilino Polaino, el polémico psicoanalista invitado por el PP al debate del Senado sobre el matrimonio homosexual.

José Ignacio Munilla fue nombrado este pasado fin de semana obispo de Palencia por Benedicto XVI , lo que le convierte, a sus 44 años, en el prelado más joven de España. Las dos últimas décadas las ha desarrollado en la parroquia de El Salvador, en la localidad guipuzcoana de Zumárraga.

"Iglesia zarandeada"
Desde esa posición, ha lanzado ataques a las medidas del Gobierno socialista, en materia de derechos civiles o de reproducción asistida. Sus opiniones, vertidas en prensa y en televisión, las calificó el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, como la expresión de "un sacerdote mentalmente lúcido", preocupado porque "la Iglesia es zarandeada al navegar con vientos contrarios", según sus propias palabras.

Artículos homófobos
Con esa idea de navegar contracorriente, el nuevo responsable de la diócesis palentina escribió el año pasado un artículo de opinión en El Diario Vasco, de San Sebastián, contrario al matrimonio entre personas del mismo sexo, que pisaba de lleno el terreno de la homofobia.

Generalizaciones
Munilla dedicó su texto a refutar los estudios que avalan la adopción por parte de gays y lesbianas y, de paso, aprovechó para definir a todos los homosexuales como promiscuos: "No se tiene en cuenta la incidencia que pueda tener" en los niños "la mayor promiscuidad" en este tipo de uniones.

"Grave peligro" para los niños
El párroco guipuzcoano se sumaba a quienes advierten de que los hijos de gays o lesbianas son proclives a serlo también, una tesis que, implícitamente, indica un pensamiento homófobo. Munilla considera negativo el hecho de ser gay o lesbiana. Y en efecto, el nuevo obispo de Palencia hablaba en el periódico donostiarra del "grave peligro que los niños adoptados por homosexuales pueden correr". Lo hacía tomando como refrencia al psicoanalista Aquilino Polaino.

El invitado del PP
Polaino fue el experto más destacado que el PP llevó al Senado para debatir sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. En la Cámara Alta, retrató el 20 de junio de 2005 a los homosexuales como personas con un "perfil psicopatológico", educadas por padres "alcohólicos, hostiles y distantes" y por madres "sobreprotectoras". Con ese referente, el párroco de Zumárraga concluía que "sería gravemente inmoral poner en riesgo la salud psíquica de los niños, por ceder a las reivindicaciones".

Contra el cambio de sexo
Ahora, los dardos de José Ignacio Munilla han ido a parar contra los transexuales, a propósito de la Ley de Identidad de Género. El nuevo obispo de Palencia clamaba, también en El Diario Vasco, contra el cambio de sexo y su registro en el DNI, un derecho que él equiparaba con capricho, con un mero "deseo de fabricar la realidad", ignorando "la objetividad humana y pretendiendo moldearla".

La felicidad
El final del artículo tomaba forma de advertencia para señalar que "ni con todas las leyes que pudieran seguir ideando, conseguirán la meta de la felicidad". Munilla concluía que ese objetivo "sólo lo alcanzan aquellos que aceptan la realidad y se adecuan a ella".

Información extraida de: El Plural

No hay comentarios: