16 julio 2006

EGIPTO. PARLAMENTARIOS QUIEREN CENSURAR PELÍCULA ABORDA LA HOMOSEXUALIDAD



Más de cien parlamentarios quieren censurar las escenas homosexuales de una película que está rompiendo todos los récords del cine egipcio y que aborda numerosos asuntos tabúes o delicados, como la tortura, el aborto y la corrupción.

La iniciativa ha partido de 112 parlamentarios que han pedido un visionado en el mismo hemiciclo de la película "El edificio Yaqubian", para cortar al menos las escenas más escandalosas, que son las que muestran a un respetado periodista homosexual en su relación con un soldado.

"Si se atreven a cortar una sola de las escenas, yo retiraré mi película de las carteleras. No toleraré la menor componenda a este respecto", dijo a Efe Marwan Hamed, el joven director que se ha estrenado con esta alabada película.

Eso significaría retirar el filme de 72 salas donde se exhibe actualmente en Egipto, y que en sólo dos semanas ha recaudado diez millones de libras egipcias (1740 millones de dólares), según los datos de la productora de esta película cuyos derechos ya han sido vendidos hasta el momento a Francia y varios países árabes.

Según el director, la película contó desde el primer momento con el apoyo decidido del ministro de Cultura egipcio, Faruq Hosni, e incluso del organismo oficial de censura, por lo que no entiende la reacción de los parlamentarios.

"Es una película que ha creado mucha controversia, lo admito, pero eso es bueno, esa es precisamente la función del artista, despertar la controversia", afirma tajante.

"El Edificio Yaqubian" cuenta la historia de una comunidad de vecinos de un inmueble que vivió momentos mejores y que ahora alberga desde aristócratas nostálgicos del Cairo de la colonización hasta ganapanes que tienen que contentarse con vivir en el tejado y negociar con la miseria.

Además del periodista homosexual, el otro carácter que despierta polémica es Taha, un joven que tras ser rechazado en la academia de oficiales de policía por sus orígenes humildes, se enrola en un grupo integrista, es detenido, torturado y violado por la misma policía y acaba en brazos del terrorismo islámico.

La película está además protagonizada por lo más granado del cine egipcio, como Adel Imam, Yusra o Nur al Charif, lo que, unido a los excelentes decorados y la cuidada fotografía, han hecho de ella la obra más cara de la historia del cine egipcio, pues ha costado casi cuatro millones de dólares.

Las historias cruzadas que tejen "El edificio Yaqubian" están basadas íntegramente en la novela del mismo nombre, escrita por Alaa Aswani, una novela que también batió récords de publicación en el mundo árabe y ya ha sido traducida al inglés, al francés y al español y al italiano.

Sin embargo, ha sido la aparición de la película y su fácil penetración a un público masivo el que ha motivado las controversias que ahora aborda el parlamento egipcio, donde la quinta parte de escaños en manos de los Hermanos Musulmanes han acentuado el tono conservador de la cámara.

Curiosamente, escenas donde se ve a un ministro pidiendo un porcentaje por un negocio de tráfico de heroína en Egipto o donde se muestra un campamento de entrenamiento de terroristas islámicos han despertado menos polémica que las escenas de contenido sexual.

La mayoría de los espectadores consultados coincide en que es un retrato muy realista de la sociedad egipcia, una sociedad que arrastra a sus hijos y sus hijas a los actos más abyectos.

Pero en el aletargado panorama del cine egipcio, hacía años que no aparecía en las pantallas una película tan crítica, que no deja títere con cabeza y cuyos personajes son humanos, demasiado humanos.

Información extraida de: Terra

No hay comentarios: