08 julio 2006

EL PRESIDENTE NO IRÁ A MISA DE DOMINGO CON EL PAPA



Jerarcas católicos, contra el Gobierno por el matrimonio gay

José Luis Rodríguez Zapatero no acudirá a la misa de Benedicto XVI este domingo en Valencia. Tampoco lo hará la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Al menos en el caso del presidente, su ausencia obedece a razones personales, en las que tiene que ver su mujer, Sonsoles Espinosa.

Según ha podido saber elplural.com de fuentes muy próximas al presidente, Sonsoles Espinosa ha sido quien ha inclinado la balanza en favor de limitar la presencia de Zapatero en Valencia al recibimiento oficial en el aeropuerto y al encuentro posterior con el Papa, en el Palacio Arzobispal.

Moratinos y López Aguilar
La representación gubernamental en la misa del domingo estará encabezada por el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como más alto representante diplomático, y por Juan Fernando López Aguilar, titular de Justicia, cuyo departamento asume las competencias en materia religiosa.

Hostilidad manifiesta
En la decisión final de Zapatero ha pesado la opinión de su esposa, temerosa de la hostilidad con la que el presidente podría ser recibido en la celebración religiosa. El Papa viene a España a clausurar el Encuentro Mundial de las Familias (EMF), una cita que algunos altos representantes de la Iglesia han aprovechado para arremeter contra la política social del Gobierno español, en concreto, contra el reconocimiento del matrimonio homosexual.

Sin enfrentamiento
Esas críticas se han escuchado en los diversos foros del EMF. También se han leído en las entrevistas a los medios que han concedido un buen número de obispos, arzobispos y cardenales, aunque el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, negara la posibilidad de un enfrentamiento con el Ejecutivo, al tiempo que reconocía que el Papa aludirá a "lo que ha aprobado el Parlamento".

Información extraida de: El Plural

No hay comentarios: