29 julio 2006

«LOS GAIS GOLPEAMOS AL PATRIARCADO QUE DOMINA NUESTRAS VIDAS»



Alcanzó la fama mundial al ser ordenado obispo a pesar de ser homosexual reconocido, y ha hecho bandera de su condición

Gene Robinson (Lexington, Kentucky 1947), es obispo episcopal de la diócesis de New Hampshire (Nordeste de los Estados Unidos). Divorciado y padre de dos hijas, en 1986 se convirtió en uno de los primeros religiosos en admitir públicamente su homosexualidad. En noviembre del 2003, su ordenación como obispo estuvo a punto de causar un cisma en el seno de la Iglesia anglicana.

La Iglesia episcopal de los Estados Unidos fue también la primera en aprobar la ordenación de mujeres, hace ahora treinta años. Una de ellas, la actual obispo de Nevada, Katharine Jefferts Schori, fue elegida el pasado mes de junio para liderar su confesión.

-Su ordenación como obispo casi divide a la Iglesia anglicana.

-Es cierto. La Iglesia episcopal (rama americana de la Iglesia anglicana) ha sufrido grandes críticas y amenazas debido a mi ordenación. Pero también ha motivado que todas las grandes religiones discutan hoy sobre el papel de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales.

-Parece que las grandes religiones ven en la homosexualidad una aberración.

-Todas las religiones se erigen sobre la premisa de amarnos los unos a los otros, del mismo modo que Dios nos ama, por encima de nuestros más salvajes pensamientos. Y un día, incluso las iglesias más conservadoras tendrán que llegar a esta conclusión.

-Muchos justifican su actitud poniendo a la Biblia como ejemplo.

-Cada vez somos más los que creemos que los pocos pasajes que en la Biblia aparentemente condenan la homosexualidad están ligados a un tiempo y a una cultura específicas y no tienen sentido en el conjunto de las escrituras. Cuando Dios se dirige a todos los hombres se dirige a todos y no sólo a unos pocos. Podemos recordar lo que Juan el Bautista dijo a Jesús después de su bautizo: «Tú eres mi ser amado, en ti encuentro mi bienestar».

-En España, la legalización del matrimonio homosexual generó mucha polémica.

-Como dice mi colega el obispo de New Westminster, criticado por celebrar uniones de parejas del mismo sexo, si nuestra religión nos autoriza a bendecir cacerías de zorros y barcos de pesca, ¿por qué no podemos bendecir la unión de dos personas que se aman?

-¿No se corre el riesgo de ir demasiado rápido y perder el apoyo de la sociedad?

-Martin Luther King dijo que la justicia retrasada es justicia denegada. Podemos utilizar el mismo argumento con la aceptación de la gente de color, la participación de mujeres en la sociedad o con la aceptación de los gais. Moverse en la buena dirección siempre causa problemas.

-¿Cuál es el principal problema de los gais?

-Dos mil años de tradición. Se resisten a aceptarnos porque golpeamos al patriarcado que domina nuestras vidas.

Fuente: La Voz de Galicia

No hay comentarios: