04 noviembre 2006

CONSERVADORES Y CATÓLICOS, INSUMISOS



Campaña contra la asignatura Educación para la Ciudadanía

La maquinaria conservadora calienta motores con la convocatoria de una manifestación para el próximo 18 de noviembre contra la asignatura Educación para la Ciudadanía promovida por el PSOE. La plataforma Novillada.Org anima a los estudiantes a practicar la objeción de conciencia, es decir, a no asistir a clase, una propuesta apoyada por distintas organizaciones conservadoras y católicas.

Estos grupos quieren evitar el estudio de los distintos tipos de familias posibles en nuestro país, como los matrimonios homosexuales. La asignatura, suavizada por las presiones, incluirá la crítica a los "prejuicios homófobos".

Familia y Constitución
Del estudio del los "tipos de familia" al estudio de "la familia en el marco de la Constitución española". Es el único cambio que ha decidido aplicar el Ministerio de Educación y Ciencia tras la polémica creada entre amplios sectores de las organizaciones educativas conservadoras y católicas.

Se estudiarán los matrimonios homosexuales
La ministra, Mercedes Cabrera, ha negado que se haya suavizado el contenido porque "desde el principio lo que la asignatura pretendía mostrar en materia de familia era la regulación constitucional de la misma". Se estudiarán los matrimonios homosexuales porque existen y son constitucionales. Respecto a la objeción de conciencia contra esta enseñanza, Cabrera ha dicho que si se aplica "serán los tribunales los que tengan que decidir".

El PP y la Iglesia
Consideran que la Educación para la Ciudadanía abre la puerta al "adoctrinamiento". Los obispos han hecho un llamamiento a los padres para que sus hijos practiquen la objeción de conciencia, un método tan sencillo como no asistir a clase para no escuchar que en España un matrimonio de homosexuales forma una familia. La plataforma de estudiantes Novillada.Org reclama su derecho de no asistir a clase, ya que según recoge La Razón, "la materia impone un modelo de una minoría radical y va más allá de enseñar las leyes". Con este objetivo ha convocado una manifestación en Madrid para el próximo 18 de noviembre.

Una guía para insumisos conservadores
La asociación Profesionales por la Ética, integrada en el Foro de la Familia, ha puesto a disposición de las familias una guía que explica paso a paso cómo tienen que actuar de forma jurídica aquellos padres que no quieren que sus hijos estudien esta asignatura. En la presentación de dicha guía aseguran que "esta materia puede convertirse en un instrumento de manipulación ideológica y adoctrinamiento por parte de un Estado que quiere convertirse en formador moral de los niños y jóvenes". De manera que la crítica a los prejuicios "homófobos y sexistas" y el rechazo a la discriminación "por razón de la orientación afectivo-sexual" es algo que muchos niños tendrán que aprender exclusivamente en el colegio.

La asignatura
Educación a la Ciudadanía es el fruto de numerosas reuniones entre el Ministerio de Educación y multitud de organizaciones educativas. Se incluye en la Ley Orgánica de Educación, es obligatoria y evaluable y pretende que "la juventud aprenda a convivir en una sociedad plural y globalizada" y "fomentar la reflexión" de los alumnos sobre sus contenidos. Cabrera niega que se pretenda adoctrinar a los niños y asegura que cuando se conozca la materia en profundidad "estará muy claro que lo que buscamos es crear ciudadanos conocedores de sus derechos, obligaciones, responsables socialmente y capaces de participar en un régimen democrático".

No hay comentarios: