10 noviembre 2006

EL VATICANO PIDE A ISRAEL QUE PROHIBA LA "MARCHA POR EL ORGULLO GAY" EN JERUSALÉN





La libertad de expresión, "sometida a límites justos"

El Vaticano está haciendo todo lo posible para que la "marcha del orgullo gay", convocada para mañana en Jerusalén, no tenga lugar. Afirmando que la libertad de expresión está sometida a "límites justos" para no ofender a los creyentes, la Santa Sede se alinea con las posturas más radicales en Jerusalén, que ya se han manifestado violentamente en contra de esta pacífica marcha.


Según informaba el diario El Mundo, el Vaticano está intentando impedir que la marcha convocada el viernes en Jerusalén por el orgullo gay tenga lugar. Tras manifestar que "con amargura nos hemos enterado de que mañana en Jerusalén hay fijada una autodenominada "marcha de orgullo gay", el Vaticano ha pedido la prohibición del desfile, mediante una carta al Ministerio de Exteriores de Israel.

"Límites justos"
La Santa Sede ha justificado este intento de vulnerar la libertad de expresión en que este derecho "hecho oficial en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, está sometido a límites justos, en especial cuando el ejercicio de este puede ofender los sentimientos religiosos de los creyentes. Es evidente que el desfile gay que está previsto se realice en Jerusalén será considerado ofensivo por la gran mayoría de judíos, musulmanes y cristianos, dado el caracter sagrado de la Ciudad de Jerusalén".

Tesis conservadoras
El Vaticano se alinea, en esta denuncia, con los judíos ultraortodoxos que ya han protestado en la ciudad, quemando llantas y apedreando a la policía. No en vano, la Santa Sede alberga opiniones totalmente opuestas a estas manifestaciones. Son conocidas sus críticas en el pasado al aumento de los derechos gays como una amenaza potencial al modelo tradicional de la familia. Esta tesis conservadora se completa con la afirmación de que prácticas como el matrimonio gay, el aborto y el deseo de las lesbianas de dar a luz, eran señales de un "eclipse de Dios".

Sexto año
Los festivales de orgullo gay se han realizado anualmente en Jerusalén desde el 2001, pero el de este año es más grande y contará con participación internacional, así como una asistencia de unas 8000 personas, lo que ha generado mayor molestia que en el pasado. Los organizadores han dicho que el desfile promovería la comprensión, tolerancia y apertura mental. Una marcha pacífica que ve peligrar su celebración por estas exigencias por parte de la Santa Sede.

No hay comentarios: