08 noviembre 2006

MANIFESTACIONES Y DENUNCIAS DE JUDÍOS ORTODOXOS CONTRA UNA MARCHA GAY EN JERUSALÉN



La comunidad judía ortodoxa de Israel ha intensificado los esfuerzos contra la marcha del orgullo gay convocada el próximo día 10 en Jerusalén, y, mientras ha habido protestas callejeras durante tres días, una organización religiosa ha presentado una denuncia contra la manifestación.

El tercer día de protestas, un centenar de judíos observantes se manifestaron contra la marcha del orgullo gay en el barrio de Mea Shearim de Jerusalén, habitado sobre todo por familias ultraortodoxas, y la protesta acabó con los manifestantes tirando piedras y volcando cubos de la basura.

La protesta tuvo lugar horas después de que fuera descubierta, esta madrugada, una pintada en una fachada de una sinagoga de Tel Aviv en la que unos desconocidos advertían a los religiosos con estas palabras: "no podréis andar por Tel Aviv si nosotros no podemos marchar por Jerusalén".

La comunidad homosexual de Israel se concentra sobre todo en Tel Aviv, una ciudad secular, moderna y más abierta que Jerusalén.

Portavoces de los colectivos homosexuales de Israel ha condenado el acto de vandalismo contra la sinagoga de Tel Aviv, pero Itai Pinkas, concejal gay del Ayuntamiento de esa ciudad, ha expresado dudas respecto a que la pintada de la sinagoga sea obra de militantes gays.

La celebración de la manifestación pende aún de una decisión definitiva de la policía y el ministro de Seguridad Interior israelí, Avi Dichter, advirtió de que se podría cancelar la marcha si, debido al peligro de disturbios, se requiere la movilización de fuerzas de seguridad que se necesitan para otras tareas.

Este es el motivo por el que la marcha internacional del orgullo gay, que está pendiente de celebrarse en Jerusalén, se ha cancelado varias veces.

Los homosexuales de Jerusalén vienen organizando marchas desde 1999 y la de este año sería la quinta, pero su celebración en una ciudad donde el componente religioso está tan arraigado sigue resultando problemática.

No hay comentarios: