15 mayo 2007

PUERTO RICO. LOS GAYS SÓLO TIENEN "DERECHO AL CLOSET"



Un estudio realizado por la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico sostiene que en la isla existe más tolerancia hacia los narcotraficantes que hacia gays y lesbianas. Y advierte que la sociedad puertorriqueña acepta al homosexual hasta el límite de sospecha. Una vez asumido su presencia es "molesta".



Para la investigación, se entrevistó una muestra de 930 miembros de la comunidad gay, lésbica, bisexual y transgénero (GLBT) de los que 52% fueron hombres, 46% mujeres y 2% transexuales, informó la presidenta del organismo, Palmira Ríos.

La también catedrática de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico (UPR) destacó que los datos más preocupantes del estudio son que un 64% de los entrevistados informó que había sido insultado verbalmente por su orientación sexual alguna vez en su vida, mientras un 32% indicó que en algún momento se han sentido temor por su vida en un lugar público debido a su orientación sexual.

«Nos preocupa grandemente que personas puedan sentirse atemorizados por su vida debido a su orientación sexual», dijo Ríos al anunciar los resultados del estudio "Por vía de la exclusión: Homofobia y Ciudadanía en Puerto Rico", comisionado por la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el primero sobre el tema hecho por la Comisión.

Además, un 11% reportó que alguna vez se les negó un servicio en una agencia gubernamental.

El doctor José Toro Alfonso, quien realizó la investigación, precisó que los entrevistados fueron homosexuales y lesbianas con una edad media de 35 años, en su mayoría empleados a tiempo completo y parcial con ingresos mayores a los 21.000 dólares anuales. Indicó que un 28% de los entrevistados tenían cursos universitarios, 35% un bachillerato, 14% una maestría y 4% grados doctorales.

Toro Alfonso, un profesor de psicología de la UPR, señaló que el estudio incluyó entrevistas a empleadas y empleados gubernamentales de la Administración de Familias y Niños (ADFAN), el Departamento de Justicia y la Policía que se identificaron abiertamente como homosexuales.

El sistema de tribunales se negó a participar del estudio, pero un 11% de los encuestados informó, además, haber sufrido discrimen en otras dependencias como los departamentos de Salud, Educación y del Trabajo.


Derecho al closet

De acuerdo con Toro Alfonso, la mitad de los participantes entienden que es peligroso dar a conocer su orientación sexual en Puerto Rico.

«La gente tolera la sospecha. La sospecha no molesta, molesta que se transgredan los géneros y que se le note», dijo Toro Alfonso en conferencia de prensa.

Sostuvo que a los miembros de la comunidad gay se les reconoce lo que llamó "derecho condicionado a que se mantenga en el clóset".

«Tienen derecho siempre y cuando respeten el derecho de los demás, siempre y cuando no exijan "lo que no deben exigir", siempre y cuando "se comporten", siempre y cuando "no me hagan acercamientos a mí"», destacó.

Aunque los tribunales no participaron de la encuesta, Toro Alfonso indicó que uno de los comentarios comunes fue que en las salas, los jueces y el público se "escandalizan" cuando algún testigo con nombre de hombre aparece en la audiencia judicial vestido de mujer.

Indicó que la peor discriminación es la "sutil" en la que se limita el acceso a los servicios gubernamentales y afecta el disfrute pleno de calidad de vida.

«Hay resistencia a reconocer que el discrimen existe y tiene que haber una política de no discriminación hasta que esta comunidad adquiera los derechos plenos a los que tiene derecho», sentenció.

Dos terceras partes de los entrevistados opinaron que la población GLBT no tiene el mismo espacio social y la misma aceptación que los heterosexuales en las agencias gubernamentales.

Un 30% informó haber tenido experiencias de rechazo con la Policía, 9% en dependencias de tribunales y Justicia, 8% en dependencias del departamento de la Familia.

No hay comentarios: