13 mayo 2007

TERCER DESASTRE DE ESPAÑA EN EUROVISIÓN



D'Nash quedó en vigésimo lugar en un festival que ganó Serbia, seguida de la «drag» ucraniana y de las «colegialas» rusas

La representante de Serbia, María Serifovic ha ganado con la canción «Molitba» la 52 edición del festival de Eurovisión que se celebró anoche en Helsinki, con 268 puntos. La cantante balcánica, cuya elección había sido criticada en su país por su orientación homosexual, ha vencido a la principal favorita, la «drag queen» Vershka Serduschka cuya canción «Dancing», con 237 puntos, fue la más bailada y aplaudida por el público del Hartvall Arena debido a su ritmo pegadizo y una espectacular puesta en escena. En tercera posición se ha situado Rusia con el trío de chicas Serebro y la canción «Song number 1» que obtuvo 207 votos.

Como datos curiosos, cabe destacar que es la primera vez en diez años que gana una canción de lengua no inglesa y desde hace doce que no lo hace una balada. En cuanto a España, tercer desastre consecutivo en el festival, a pesar de la impecable actuación del grupo D'Nash, con una puesta en escena mejor que en años anteriores. Sin embargo, la expectación despertada por el grupo entre los eurofans, no ha evitado hecho que la clasificación final dejara a España en el puesto 20 de los 24 participantes en la final con tan solo 43 puntos. Se trata de un puesto parecido al logrado los dos anos anteriores con Son de Sol y Las Ketchup que quedaron en la vigésimo primera posición tanto en 2005 y 2006 respectivamente.

Vistos los resultados de anoche, no es de extrañar que la Unión Europea de Radiodifusión (UER) ya se haya planteado introducir cambios en el sistema de selección de canciones para la final del Festival, mediante los cuales se limitaría el poder de los países de Europa del Este. En concreto, los responsables de la UER, con Svante Stockelius a la cabeza, están estudiando la posibilidad de organizar dos semifinales debido al alto número de participantes que se suman cada año a este festival. De este modo, una de las semifinales podría agrupar a los países occidentales y otra a los orientales. Las críticas más duras hacia el actual sistema proceden de los medios de comunicación de los países eliminados en la semifinal, disputada el pasado jueves. De los diez clasificados para la final, tres eran países de la antigua Yugoslavia, otros tres de la antigua Unión Soviética, tres países del antiguo pacto de Varsovia y Turquía. Quedaron fuera, sin embargo, muchas de las canciones occidentales que eran incluso favoritas para el triunfo, como Suiza, Dinamarca, Chipre u Holanda. Este año han sido 42 los países participantes y ya algunas televisiones, como la Palestina, han anunciado su intención de incorporarse el próximo año e incluso, podría retornar Italia, que lleva diez años sin participar en el certamen.

Otra de las novedades de este año es que, por primera vez, la UER ha organizado una gira promocional para la cantante ganadora del festival que actuará en todas las televisiones europeas para promocionar la canción ganadora.

En cuanto a las votaciones, donde se cuece de verdad este certamen más político que musical, cabe destacar que ningún país se quedó con los tristes «zero points». De los 42 países que votaban, D'Nash, los representantes españoles, recibieron votos de nueve. La mayor puntuación la recibió la representación española de Albania, y de los vecinos portugueses que les concedieron 12 y 8 puntos, respectivamente. Sin embargo, los otros vecinos, los de Andorra, prefirieron votar a Turquía y Ucrania y no le concedieron ni un sólo punto a España.

No hay comentarios: