02 mayo 2007

UN PÁRROCO PROHÍBE UNA EXPOSICIÓN QUE MUESTRA LA FAMILIA HOMOSEXUAL



Iba a celebrarse en un antiguo convento de la localidad malagueña de Coín

Gonzalo Martín, párroco de Coín (Málaga), ha prohibido una exposición de cerámicas que se iba a realizar en una sala del antiguo convento de la localidad por considerar que su mensaje «es contrario a la moral católica». La exposición, que se presenta bajo el título "1+1= Nous", y que incluye un apartado dedicado a los nuevos modelos de familia, ha sido realizada por el ceramista Salvador Luna y por su marido, Antonio Hernández, director de la escuela de primaria de Ojén, que también se dedica a trabajar la técnica de la cerámica.

En la imagen que configura el cartel de la exposición aparecen ellos besándose. «Lo que dicen es que dos hombres besándose es igual a una familia, y esa es su opinión, no la de la Iglesia. Nos hemos limitado a aplicar el convenio con el Ayuntamiento, en el que se especifica que no se realizarán actividades contrarias a la moral católica». Además afirma que fue la propia concejala de Cultura la que le avisó de que la citada muestra «podría no ser conveniente para un lugar en el que se siguen realizando actos de culto», y aseguró que no son los desnudos los que han motivado la decisión, porque de hecho se han permitido con otras obras.

Para Salvador Luna, la sala del antiguo convento es el mejor espacio que existe en Coín para exponer, y además mantiene que el convenio por el que la Iglesia cede este espacio al Ayuntamiento para usos culturales implica que el consistorio financie su mantenimiento: «En la última exposición se invirtieron 9.000 euros de dinero público en la iluminación. Eso se pagó también con parte de mis impuestos».

El artista, con una trayectoria profesional de 25 años, mantiene que la decisión del párroco «es una muestra de que la Iglesia nos sigue represaliando». «Yo he estado 50 años con la cabeza agachada, y no estoy dispuesto a volver atrás. ¿no puedo darle a mi marido un beso públicamente?», afirma en relación a la imagen.

Los autores de la exposición distribuirán 6.000 postales con la imagen y el título de la exposición, sobre las cuales se lee: «Censurada por la jerarquía de la Iglesia». Además, en el reverso aseguran que el párroco de Coín la considera «una incitación a la homosexualidad» Por su parte, el párroco mantiene que la decisión «no va contra ninguna condición», en referencia a la identidad sexual de los autores.

No hay comentarios: