25 octubre 2007

El PP recusará a tres magistrados del Constitucional

Intenta mantener la mayoría, tras la impugnación por el Gobierno de otros dos


Como están en juego las principales leyes de la legislatura, el Gobierno y la oposición mueven sus fichas, aún a riesgo de bloquear instituciones como el Tribunal Constitucional. El último paso lo dará la dirección del PP que ha decidido recusar a tres magistrados del Tribunal Constitucional, según ha podido saber Público.


La decisión responde al movimiento sin precedentes del Gobierno para recusar a otros dos miembros del bloque conservador del Tribunal, los magistrados Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata.

A partir de ahora, el embrollo del Constitucional, que tiene como objetivo último el signo del recurso contra el Estatuto catalán, se complica notablemente. El Gobierno presentó las recusaciones por entender que esos dos magistrados habían emitido un prejuicio en el recurso contra la reforma de la Ley del Tribunal que garantiza la continuidad de la presidenta, María Emilia Casas. Su voto de calidad como presidenta es fundamental en esos recursos y, por eso, si prosperara el recurso del PP contra la ley del TC daría mayoría a los conservadores para los próximos meses.

Injerencia en el Tribunal


El PP aseguró que ese paso del Ejecutivo al recusar a dos magistrados suponía una injerencia en el Tribunal destinado a modificar sus mayorías, pero ahora da un paso similar para intentar apartar a otros tres.

En el TC, sin contar a Casas, hay cinco magistrados considerados como progresistas: Eugenio Gay y Elisa Pérez Vera, designados por el Congreso; Pascual Sala, por el Consejo General del Poder Judicial; y Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps, por el Gobierno.Con la recusación del Grupo Popular, sólo quedarían dos progresistas para participar en las deliberaciones, frente a tres conservadores, es decir, cinco magistrados, número inferior al mínimo de ocho establecido para que el Pleno pueda tomar decisiones.

Mismos argumentos

El argumento del principal partido de la oposición es idéntico al que sirvió al Gobierno para sus recusaciones, es decir, considera que esos tres magistrados emitieron juicios favorables a la ley de reforma del TC, antes de que llegara el recurso presentado por el PP contra esa norma.

La decisión se tomó ayer mismo en una comida presidida por Mariano Rajoy en las inmediaciones del Congreso, no sin cierto debate interno. Finalmente, se impuso el criterio de la recusación y ayer el PP recabó las firmas de los diputados que apoyaban el recurso y que son precisos para intentar apartar a los tres magistrados considerados progresistas.

Además del Estatuto de Cataluña, están en juego también los otras leyes emblemáticas del Gobierno de Zapatero, como la del matrimonio homosexual y la de igualdad. Para el debate sobre el recurso del Grupo Popular contra el Estatuto catalán, el PP ya logró apartar al magistrado Pablo Pérez Tremps.

Fuente

No hay comentarios: