31 octubre 2007

Homofobia sin castigo

Practicar la homofobia sale barato en el Partido Popular. Daniel Sirera se desmarcó ayer por completo de los insultos hacia la comunidad homosexual que el concejal del PP en Berga, Josep Saña, envió por correo electrónico a otro concejal socialista de la misma localidad. Sirera reiteró que el partido ha abierto un expediente para expulsar al concejal, quien afirmó no entender "cómo hay tantos homosexuales con el asco que damos los hombres peludos". La historia demuestra que este tipo de declaraciones han quedado sin castigo en el PP.

Lo demuestra el caso del alcalde de Pontons (Alt Penedès). Lluís Caldentey se hizo popular hace dos años y medio por la definición pública que hizo de los homosexuales. "Son personas taradas, deficientes, inmorales", dijo antes de afirmar que constituyen una situación "deforme porque lo normal es que las personas nazcan macho o hembra, porque yo no he visto nunca a dos perros machos haciendo el amor".

La dirección del PP dijo entonces, abril de 2005, que abría expediente de expulsión a este alcalde.

¿Qué pasó realmente? "El alcalde de Pontons es militante del PP", reconoció ayer el presidente del partido, Daniel Sirera. No sólo no se le ha expulsado como se dijo en aquel momento, sino que se le permitió volverse a presentar a las elecciones bajo las siglas del PP. "Y ganó por mayoría absoluta", recordó Sirera con regocijo.

El caso del concejal de Berga presenta una particularidad. El expediente de expulsión no se le ha abierto por los insultos homófobos, sino por otras declaraciones suyas del pasado 19 de julio. Y es que, tras dimitir Josep Piqué, Saña lanzó duras críticas contra la nueva dirección.

La intervención de Daniel Sirera y de Xavier García Albiol, entonces secretario de organización, evitaron que el expediente avanzara. Intentaron evitar que Saña dejara el partido sin abandonar, antes, el acta de concejal. La negociación todavía continúa y Saña ya ha dicho que quiere seguir en su puesto.


Fuente

No hay comentarios: