17 octubre 2007

La FELGTB condena la actitud de la Presidencia Española de la OSCE en materia de derechos LGTB

El Ministerio de Exteriores ha acallado en la OSCE la defensa de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales


La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, no puede mantenerse al margen de la actitud que ha demostrado el Ministerio de Exteriores español a la hora de ostentar la presidencia de la OSCE, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Si España se ha destacado en esta última legislatura por estar a la vanguardia en la defensa de los derechos humanos, con el reconocimiento de los derechos a LGTB, lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, en la OSCE el Gobierno no ha estado a la altura.

El Estado parece avergonzarse de unos valores que debería defender con orgullo. La presidencia española de la OSCE no sólo ha evitado implicarse en materia de derechos LGTB sino que ha impedido que los mismos fueran abordados por organizaciones y asociaciones civiles en el entorno de sus actos.

David Montero, coordinador del Área de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos de la FELGTB, fue testigo de ello y al respecto considera que “ningún Gobierno debe interferir en una Declaración de la Sociedad Civil, firmada por ONG, pero el Gobierno español no ha respetado esa independencia”. En la Conferencia sobre Intolerancia y Discriminación contra los Musulmanes que se celebró la pasada semana en Córdoba, la presidencia española de la OSCE excluyó la mención específica que hacían las ONG, entre ellas la FELGTB, a la discriminación e intolerancia contra minorías sexuales y de género y a la discriminación de género fruto de un sistema patriarcal existentes dentro de algunas comunidades musulmanas así como la mención al pluralismo y la diversidad existentes en las mismas.

A la gravedad que todo ello supone se suma el intento de callar a David Montero cuando quiso denunciar ante el auditorio esta grave falta. La organización intentó evitar su intervención confundiéndolo respecto al lugar de los intervinientes en la sala, pero tras lograr tomar su turno de palabra y dirigirse al auditorio, lo acompañó fuera el personal de seguridad que recibió la orden de no permitir de nuevo su entrada.

No se trata de un problema de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, es un problema de Derechos Humanos y de manipulación. Las ONG acudieron a la Conferencia de la OSCE invitadas por dicho organismo para luego ser ninguneadas y despreciadas. La Declaración de la Sociedad Civil fue aprobada por todo tipo de organizaciones que estuvieron de acuerdo en los puntos a incluir. La transfobia y la homofobia no es un tema prohibido en la OSCE, ya fue tratado en la Conferencia de la OSCE sobre Combate a la Discriminación y por la Promoción del Respeto y Entendimiento Mutuos, celebrada en Bucarest en junio de 2007, es un tema que ha vetado la presidencia española. Ya evitó contestar a David Montero cuando en la Human Dimension Implementation Meeting de Varsovia preguntó “¿qué ha hecho la Presidencia de la OSCE para denunciar las actuaciones de miembros del Gobierno polaco con declaraciones incitadoras al odio contra la población LGTB y en relación a las celebraciones del Orgullo en ciudades de países de la región OSCE, como Moscú?”.

Antonio Poveda, Presidente de la FELGTB, ha declarado que “una Alianza de Civilizaciones carece de sentido sin el respeto de todos los países constituyentes a los Derechos Humanos. El Ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, como líder moral de esta Alianza, y con excelentes relaciones con los países musulmanes, debería impulsar la defensa de los derechos LGTB manteniendo un comportamiento coherente fuera de nuestras fronteras con las iniciativas que el Gobierno lleva a cabo en nuestro país”.

No hay comentarios: