30 octubre 2007

"Mantener a los pacientes sin carga viral es muy positivo a largo plazo"

El objetivo de las II Jornadas de Actualización en Infección por VIH fue acercar a los expertos españoles algunos de los hallazgos más relevantes producidos en el abordaje del VIH. La eficacia de los fármacos, sus efectos adversos y las novedades en pacientes coinfectados fueron algunos de los aspectos analizados en esta reunión.

Las II Jornadas de Actualización en Infección por VIH, celebradas recientemente en Madrid han tenido como principal objetivo "transmitir y hacer accesible a los expertos españoles las comunicaciones más importantes sobre el VIH y sus complicaciones que se han presentado tanto en la IV Conferencia Internacional de Sida (IAS) como en la Conferencia Anual de Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia (ICAAC)". Así lo explicaba Juan Berenguer, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y coordinador de esta reunión.

En su opinión, han sido varios los aspectos a los que habría que dar especial relevancia en el ámbito del VIH, y entre ellos está el hecho de saber que "tratar la infección por VIH precozmente y mantener a los pacientes la carga viral suprimida, es importante y supone un impacto muy positivo a largo plazo". No menos importantes son, para este experto, los avances registrados en el desarrollo de nuevas terapias. En este sentido, José Ramón Arribas, del Hospital La Paz de Madrid indicó que "el año 2007 ha sido muy importante en el VIH debido a la avalancha registrada en la aparición de nuevas familias de fármacos". Este experto, que se encargó de analizar en profundidad los últimos avances acaecidos en la terapia antirretroviral (TAR) de inicio, adelantó en su ponencia que uno de los objetivos actuales en el abordaje del VIH es "decidir de qué manera se van a utilizar estas nuevas terapias". Los inhibidores de la CCR5, los nuevos inhibidores de la integrasa o la aparición de nuevos fármacos de la familia de los no nucleósidos, como NC278 fueron algunas de las novedades terapéuticas a las que hizo referencia Arribas.

Sin embargo, este especialista dedicó buena parte de su intervención a analizar los estudios comparativos de diferentes parejas de fármacos que se han presentado en los últimos congresos internacionales. En este sentido, Arribas se centró en los resultados a 144 semanas del estudio 934, un trabajo que se ha encargado de comparar, en pacientes naïve, la eficacia y seguridad de dos ramas de tratamiento: zidovudina (AZT), lamivudina y efavirenz frente a tenofovir, emtricitabina y efavirenz. Según este experto, la relevancia de este estudio viene dada por dos motivos: "porque estudia dos pautas de tratamiento que han sido preferentes hasta el momento actual y, además, las analiza en cuanto a eficacia y seguridad". Tal y como expuso este experto, los resultados de este estudio a 144 semanas pusieron de manifiesto la existencia de "una diferencia estadísticamente significativa a favor de la combinación basada en emtricitabina y tenofovir". En términos generales, esta combinación demostró "una actividad mayor que la basada en AZT y lamivudina". Los datos que se desprenden de este trabajo indican que, a los tres años de seguimiento, el 71 por ciento de los pacientes de la rama tenofovir, emtricitabina y efavirenz mantuvieron la carga viral por debajo de las 400 copias, en comparación con el 58 por ciento de los pacientes que recibieron AZT, lamivudina y efavirenz.

Los efectos adversos asociados al TAR fue otra cuestión abordada en las II Jornadas de Actualización en Infección por VIH. Vicente Estrada, especialista del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, fue el encargado de presentar los resultados de los estudios más relevantes realizados sobre los efectos adversos del TAR tanto a medio como a largo plazo. Según este experto, los datos más relevantes publicados sobre esta cuestión hacen referencia a tres aspectos: lipodistrofia, alteraciones metabólicas y enfermedad cardiovascular. Al igual que Arribas, Estrada hizo referencia en su exposición a los resultados sobre los efectos adversos del TAR que se desprenden del estudio 934 a 144 semanas.

En su opinión, una de los aspectos que "llama la atención" de estos resultados es que los pacientes que recibieron emtricitabina y tenofovir presentaron una toxicidad hematológica menor que aquellos asignados a la rama de AZT y lamivudina.

Aunque los resultados indicaron que la función renal "no presentaba diferencias significativas" en ambas ramas, según explicó Estrada, sí se observaron diferencias importantes en la función lipídica. De esta manera, este experto señaló que los pacientes que recibieron emtricitabina y tenofovir "presentaban una elevación menor del colesterol que los asignados a AZT" y, esto, a su juicio, es debido al "conocido efecto de los análogos de la timidina sobre los lípidos". Algo similar ocurre con los niveles de triglicéricos. En este sentido, Estrada explicó que "los pacientes asignados a emtricitabina y tenofovir presentaron una menor elevación de los triglicéridos" que los que recibieron AZT y lamivudina. Estrada añadió que, "una vez más, el estudio 934 demostró que los pacientes asignados a una terapia sin análogos de timidina mantuvieron su nivel de grasa en las extremidades", lo que pone de manifiesto nuevamente el buen perfil de seguridad de la combinación basada en tenofovir, emtricitabina y efavirenz.

Novedades en el abordaje de los pacientes coinfectados

No menos importantes son, en el abordaje del VIH, los avances producidos en el abordaje de pacientes coinfectados. Juan González, del Hospital La Paz de Madrid, presentó los últimos datos disponibles sobre esta cuestión y entre ellos destacó la presentación en el IAS de una comunicación oral que ponía de manifiesto cómo, a lo largo de los últimos años "se está agudizando en Europa la incidencia de hepatitis C aguda en varones homosexuales". Sin embargo, una de las buenas noticias es, tal y como señaló González, que "el tratamiento de la hepatitis C aguda estaría previniendo su cronificación". En el caso de coinfección por hepatitis B, este experto señaló la importancia de la vacuna, indicando que ésta "podría ser una estupenda opción del tratamiento para los pacientes de VIH en el futuro". Este experto también hizo referencia a los trasplantes hepáticos en pacientes coinfectados. Así, González presentó datos esperanzadores, ya que partiendo de los resultados de un estudio realizado en España, puso de manifiesto que, actualmente, la infección por VIH "no influye en el rechazo del trasplante a tres años". Con estos datos, por tanto, podría afirmarse que el abordaje global de los pacientes coinfectados está mejorando significativamente.

Fuente

No hay comentarios: