11 noviembre 2007

“¿Dónde está el macho?”

Insultos, vejaciones y discriminación en el mundo del trabajo son algunos de los abusos más denunciados entre la población LGTB. Comunidades autónomas y ayuntamientos dan los primeros pasos en la lucha contra la homofobia.

Carmen y Rosa fueron discriminadas cuando pretendían usar las invitaciones que daban derecho a una sesión de spa en un centro de Barcelona. La representante de la empresa les preguntó "¿Dónde está el macho?" y les denegó el acceso.

Una pareja de chicos se sentó en la barra de un bar de Gandía, tras pedir una cerveza y un mojito, se dieron un beso, por lo que el camarero les recriminó diciéndoles que "daban asco", les ordenó salir del local e irse de copas a un sitio de ambiente gay. La pareja decidió marcharse sin pagar, pero el camarero les insistió para que pagaran. La pareja quiso quedarse más tiempo mientras se acababan la cerveza que habían pagado, pero el camarero les dijo que no eran bienvenidos en el pub, por lo que abandonaron el local.

El juez Fernando Ferrín Calamita dictó un auto en el que retiró a una mujer la custodia de sus dos hijas por ser lesbiana.

Estos son tan sólo tres de los cientos de casos de discriminación recogidos por las asociaciones de defensa de los derechos de las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB). Entidades como el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM) están todo el año atentas al alto número de actos violentos contra personas LGTB y gran parte de su trabajo está dedicado a identificar las causas de la violencia y cómo llegar a prevenirla a través del trabajo de sensibilización y acompañamiento de la ciudadanía.

“Queremos fijar la atención en la continua violencia y discriminación contra las personas LGTB, tanto la visible como la que no se ve, así como a ciertos aspectos de la violencia dirigida hacia las personas LGTB. Regularmente publicamos consejos sobre cómo evitar la discriminación y violencia por ser LGTB y ofrecemos ayuda "in situ"”, explican desde COGAM.

Servicio de ayuda y denuncia

Además de presentar el servicio nacional de denuncia y ayuda a las víctimas de violencia homófoba y transfóbica SOS Homo-Transfobia, otra de las iniciativas de este colectivo ha sido la elaboración de un mapa con la localización de las agresiones homófobas de las que se ha tenido constancia en los medios de comunicación. En la mayor parte de las agresiones se explica el caso, la fecha y la resolución de la misma.

“Estas herramientas son necesarias porque a pesar de los evidentes avances sociales y legislativos, mucha población LGTB es víctima de la homofobia y la transfobia cotidianas. La mayoría de estas agresiones o de la discriminación personal e institucional no se denuncia, por lo que continúan siendo invisibles y se dificulta su erradicación. Sin embargo, como hemos mostrado en el Mapa de la Homofobia-transfobia, estos sucesos son relativamente frecuentes”, añaden.

Pero la discriminación puede tener muchas más formas. La Organización Internacional del Trabajo advierte que las nuevas formas de discriminación se dan, por ejemplo, en el ámbito laboral. “A las tradicionales formas como son por razón de género, raza o religión, se unen nuevas modalidades como la orientación sexual”, explican desde la OIT.

Primeras leyes contra la homofobia

La Generalitat catalana, por ejemplo, ha sido uno de los primeros gobiernos que ha anunciado que impulsará una ley contra la homofobia en 2008. El propósito de esta nueva ley es garantizar la plena igualdad de derechos entre la ciudadanía. Organizaciones catalanas, como el Colectivo Gay de Barcelona, apoyan esta medida y la ven necesaria, ya que tal y como advirtieron en el reciente encuentro ‘Red contra la homofobia’, las denuncias por agresión han aumentado un 5% en Cataluña en el último año.

La Generalitat, además, acaba de ingresar en la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA, en sus siglas en inglés). Según el responsable de políticas para gays, lesbianas y transexuales del Departamento de Acción Social y Ciudadanía, Xavier Verdaguer, el catalán es el primer gobierno autonómico que ingresa como miembro en esta asociación.

El Ayuntamiento de Barcelona también ha hecho su particular apuesta en la lucha contra la homfobia al presentarse como sede de los Juegos Europeos Homosexuales 2008 (EuroGames de Gays y Lesbianas). Aunque desde el consistorio municipal se ha destacado la importancia de la cita, la designación de la ciudad también ha recibido críticas por parte de la Asociación E-Cristians y por el Grups d'Entitats Familiars de Catalunya (GEC), porque, en su opinión, “los homosexuales sólo representan el 2,5 por ciento de los ciudadanos” y "no mostrarán la realidad de la ciudad".

La Comunidad de Madrid, por su parte, cuenta con un Programa de Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid y con un centro de documentación de denuncias.

Otro ejemplo de administración comprometida, es el del Gobierno Vasco, una de las entidades que promueve la tercera edición de las Jornadas de Políticas Lésbicas que promueve la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) desde 2003.

No sólo leyes

COGAM pide que en las nuevas medidas que se tomen en el futuro se garantice la suspensión de contratos que la administración y las empresas públicas tengan con las empresas de seguridad cuyos trabajadores estén implicados en actos de homofobia y transfobia. “Exigimos a las diferentes administraciones públicas que no contraten, subvencionen o financien a empresas, entidades o instituciones, religiosas, o de otro tipo, que fomenten la homofobia y no condenen la homofobia que pueda darse dentro de su ámbito, incumpliendo así el principio constitucional de no discriminación”, afirman.

“Exigimos también a las diferentes administraciones que informen sobre la diversidad afectivo-sexual, con el fin de erradicar la violencia, especialmente en el ámbito educativo desarrollando al máximo los contenidos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en materia de respeto a la diversidad afectivo-sexual”, añaden desde COGAM.

La gran mayoría de colectivos hacen incidencia en el hecho de que además de medidas legislativas son necesarios cambios en la educación. En el informe ‘Homofobia en el sistema educativo’, de COGAM, por ejemplo, se refleja que el 32% de los chicos de entre 14 y 18 años de la enseñanza secundarias pública madrileña no considera incorrecto tratar con desprecio a los homosexuales y que el 75% de los encuestados asegura que en los institutos se trata injustamente a los gays y a las lesbianas. La conclusión del estudio es, pues, que “la homofobia es una realidad en el sistema educativo”.


¿Qué puedo hacer yo?

Si formas parte de una organización, puedes proponer la adhesión al Manifiesto de Bilbao por la cooperación internacional con población LGBT.

Más información:

Web de la Coordinadora Gai-Lesbiana
Web de la Fundación Triangulo
Web de la Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales
Web de Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM)
Sección de educación de la FELGT y de la Fundación Triángulo.


Fuente

No hay comentarios: