08 noviembre 2007

Educació amenaza con dejar sin la ESO al colegio que evita Ciudadanía

El centro barcelonés Loreto-Abat Oliba se inventa una materia alternativa para 43 alumnos objetores.
La escuela se escuda en que la 'conselleria' no le ha dicho cómo adaptar la asignatura a su ideario.


La pugna que el colegio concertado Loreto-Abat Oliba de Barcelona mantiene con la Conselleria d'Educació a cuenta del alumnado de tercero de ESO que no cursa la hora semanal obligatoria de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos no tiene visos de declinar. Tras una inspección que ha certificado que se vulnera la normativa y que 43 alumnos no reciben clases de la materia, y una resolución en la que se conmina a la dirección a cumplir de inmediato con la legalidad, el centro se mantiene en sus trece. Educació se propone ahora poner en marcha la maquinaria para promover la retirada de la autorización administrativa para impartir la ESO.
El colegio remitió el martes una respuesta de 18 páginas a la resolución de la conselleria en la que se exige que la totalidad del alumnado de tercero de ESO curse la asignatura. En ella, el centro insiste en que se le diga de qué manera puede adaptar los contenidos de la materia a su ideario, posibilidad que Educació dejaba abierta en el escrito dirigido al colegio, según el director del Loreto-Abat Oliba, Lluís Seguí.

Se trata de un pretexto para ganar tiempo, puesto, que, como reconoció Seguí, el proceso administrativo que puede concluir con la retirada del permiso se presume "larguísimo", máxime cuando la escuela ha interpuesto un recurso en los tribunales que atañe a la cuestión. En realidad, la posibilidad de acomodar la asignatura a la singularidad del centro siempre ha existido y así lo ha reconocido públicamente el secretario de la Fundació Escola Cristiana, Enric Puig, la patronal a la que la escuela rebelde se halla afiliada.

MANUAL POLÉMICO
La inspección ha constatado que 17 alumnos de tercero de ESO asisten a la sesión semanal de Educación para la Ciudadanía, mientras que otros 43 acuden a las clases de una materia alternativa denominada Educación para la Vida Social y Política que no figura en el currículo oficial, según ha podido saber este diario. En el primer caso, el alumnado no tiene libro de texto, aunque la profesora utiliza uno publicado por la editorial Casals --que niega que las bodas entre gais puedan tener la consideración de matrimonio aunque así lo determine el Código Civil-- como "guía di-
dáctica", precisó Seguí.

Cuando la inspectora visitó el centro pudo atestiguar que la cuarentena de alumnos que, siguiendo las indicaciones del centro, han objetado, dedicaba la clase alternativa a comentar la película El hombre sin rostro de Mel Gibson, un filme con una elevada carga de fervor católico.
Fuentes de la conselleria han confirmado su predisposición a retirarles la autorización para poder impartir la ESO, una decisión que se presume más rápida y efectiva que la de no renovarles el concierto y que no solo llevaría aparejada la pérdida de fondos públicos, sino también el cierre de la actividad. Si el desacato se reprodujese en Primaria, donde en los próximos años está previsto que se imparta Ciudadanía, el centro también se expondría al cierre de la etapa.

Fuente

No hay comentarios: