12 noviembre 2007

No a la discriminación

Carme Capdevila
Catalunya es pionera en reconocer la homosexualidad

La determinación de la Generalitat de ingresar en la Internacional Gay y Lesbiana es defendida por la consellera de Acció Social, que la considera coherente con la política del Govern de respeto a los derechos de los homosexuales. Por contra, Pilar Rahola defiende que no es competencia de un Gobierno formar parte de un lobi de presión que, en todo caso, representa tan solo a una parte de los homosexuales y recuerda que el Govern no forma parte de todas las asociaciones civiles que luchan por sus derechos.


La Generalitat de Catalunya se ha convertido en el primer Gobierno nacional que ingresa en la International Lesbian and Gay Association (ILGA). El ingreso en esta entidad significa que el Govern se suma a la lucha que desde 1978 lleva a cabo la ILGA para lograr la igualdad de los derechos para las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en todo el mundo. Que un gobierno vele por la igualdad de oportunidades de todas las personas como hace el Govern de la Generalitat debería ser una buena noticia, pero parece que no lo es para todo el mundo. Es el caso de algunas asociaciones confesionales que se han apresurado a criticar la medida y, lo que me parece bastante más grave, de algunos responsables políticos de primera fila.
Son los mismos que no tuvieron suficiente con afirmar que votarían en contra del referendo de autodeterminación del 2014 los que ahora también dicen que no les parece bien que Catalunya ingrese en la ILGA ni tampoco que sea el primer Gobierno nacional que lo haga. No se sabe si no les parece bien porque de esta forma se afirma la realidad nacional de Catalunya o si no les parece bien porque se trata de luchar contra la discriminación sexual.

LO MÁS probable, visto el historial de defensa de la tierra y de la libertad de los que ahora critican la medida, es que no les parezca bien por ninguna de las dos vertientes. Los que mantienen este discurso son los que todavía deben matizar que las lesbianas, los gais, los bisexuales y los transexuales son personas y que las respetan. Hecho este matiz, discrepan de que el Govern de Catalunya, puesto a ser pionero, lo sea precisamente en este ámbito. Afortunadamente, la Conselleria d'Acció Social i Ciutadania y el Govern van mucho más allá.
Catalunya es pionera en muchos más ámbitos. Y pongo un ejemplo. Catalunya dispone de un plan interdepartamental para la no discriminación de las personas homosexuales y transexuales, que intenta conseguir la plena normalidad y visibilidad de gais, lesbianas y transexuales a través de 76 acciones de Govern. Así pretendemos erradicar cualquier forma de discriminación por razón de sexo o género, tanto a nivel jurídico como social.

ENTRAR EN la ILGA no es un gesto de la Generalitat cara a la galería, sino una actuación que va mucho más allá. Y más en el momento actual. Somos herederos de un modelo social y educativo que no ha proporcionado registros positivos sobre la homosexualidad y la transexualidad. Existen todavía sectores de la población que tienen estigmas y prejuicios que hacen que los gais y lesbianas constituyan un colectivo con más riesgos de exclusión social y con dificultades de acceder al bienestar. Es por ello que desde la Conselleria d'Acció Social i Ciutadania intentamos apoyar a todas las personas que pueden ser objeto de cualquier discriminación. Luchar contra todas las discriminaciones, y las nacionales y sexuales están incluidas, es nuestra obligación.

Fuente

No hay comentarios: