27 noviembre 2007

Una revista protestante arremete contra César Vidal por sus críticas contra los gays


El locutor relacionó homosexualidad y pedofilia

César Vidal, el locutor de la COPE que se presenta a sí mismo como evangélico, ha recibido duras críticas de su propia comunidad religiosa por sus declaraciones en contra de los homosexuales a raíz de un festival de cine gay en Barcelona a principios de este mes. La revista Lupa Protestante publicó un duro artículo en el que le critican por sus descalificaciones al colectivo homosexual y apuntan que mientras existan “programas como La Linterna”, los colectivos de defensa de los gays seguirán siendo imprescindibles.

Carlos Osma, conocido protestante que ha sido vicepresidente de la Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas (ACGIL) criticó con dureza a César Vidal por la denuncia que este hizo a principios de noviembre del Festival de Cine Homosexual celebrado en Barcelona, de la que se hizo eco El Plural. El locutor de la COPE cargó contra la muestra tomando como excusa la publicidad del evento, en la que un niño preguntaba a su madre sobre los desnudos de una película. Según Vidal, la publicidad era ofensiva por utilizar la imagen del niño, que se convertía en “objetivo del lobby gay”.

"Fijación por los niños"
Vidal llegó a decir en su programa que “los gays tienen fijación por los niños desde hace décadas”, se preguntó si “esto es una declaración de principios” del colectivo y sentenció que “el lobby gay tiene un gran control sobre el Gobierno catalán. Para Osma, está claro que esta última crítica era la que realmente interesaba al locutor: “El festival no tenía ningún interés par él, le importaba más poder arremeter contra la Generalitat de Catalunya, que era una de las patrocinadoras del evento”, lamentó en un artículo en la revista digital Lupa protestante.

¿Cine pornográfico?
Además, Osma denunció que Vidal “en todo momento daba a entender que el festival era ‘pornográfico’”, cuando este se componía de documentales y largometrajes con temáticas como la paternidad dentro de parejas del mismo sexo, el problema de los homosexuales en Irán, la iglesia y los gays o el acoso a homosexuales adolescentes. “Lo cierto es, aunque los prejuicios nos hagan perder el norte o nos fundan la luz de la linterna, que un festival de cine homosexual no tiene por qué ser pornográfico”, reiteró.

Normalización
Osma criticó que alguien que, como Vidal, se considera evangélico, hable mal del “lobby gay”, cuando este no es más que “organizaciones de homosexuales que trabajan por la normalización social de un colectivo discriminado y excluido”. A su juicio “la normalización” del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) no puede pasar por “esconderse”.

"Cuando no exista La Linterna..."
“Cuando no existan programas como La Linterna ni personas que vean como negativo el amor entre personas del mismo sexo, la necesidad de dar dignidad a los homosexuales como homosexuales, ya no tendrá ningún sentido. Hasta entonces, serán necesarios los colectivos LGTB”, matizó.

Como los "sacerdotes del caudillo"
A su juicio, resulta increíble que “en la cadena de los obispos” se de voz a “un evangélico” que se expresa “de la misma forma que años atrás lo hiciesen los sacerdotes del caudillo”. Para él, las declaraciones de Vidal referentes a este festival de cine “sobrepasan los límites del derecho de expresión”, algo que también denunció la Federación Estatal de LGTB.

"Delito claro"
Ellos ya denunciaron que las palabras de Vidal constituyen “un delito claro, puesto que provoca a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, y lo hace con conocimiento de su falsedad, con temerario desprecio hacia la verdad, difundiendo informaciones injuriosas sobre el movimiento LGTB”.


Fuente

No hay comentarios: