30 diciembre 2007

Ataques a las políticas del Gobierno en el 'acto por la Familia Cristiana'


El cardenal Rouco Varela asegura que la legislación española en materia de familia ha sufrido un "retroceso con respecto a la Declaración de Derechos Humanos"

El cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha clausurado el acto por la familia cristiana que se ha celebrado hoy en la plaza de Colón al que ha asistido miles de personas, y en el que se han podido oír fuertes críticas al Gobierno por sus políticas en materia de familia, tales como el matrimonio homosexual o el llamado divorcio express, que, en palabras de Rouco, suponen "una marcha atrás en los derechos humanos".

El acto ha comenzado con las palabras del cardenal Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia, que ha criticado "la cultura del laicismo", que ha calificado como "un fraude" que "sólo conduce a la desesperación por el camino del aborto, el divorcio express y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes", y por lo que "nos dirigimos a la disolución de la democracia".

Después ha tomado la palabra el cardenal y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, que ha asegurado que la familia está bajo "amenezas claras y ataques de gran calado", que suponen un "ataque grave para el futuro de la sociedad".

La plaza y las calles anexas - sobre todo la calle Génova que confluye en la plaza Colón - han estado llenas de personas que han portado pancartas donde se criticaba el aborto o los matrimonios homosexuales, y que han podido seguir el acto por varias pantallas de televisión. Varios de los asistentes han llevado banderas nacionales de España y de Portugal, así como las de las comunidades neocatecumenales.

Testimonios y conexiones con el Vaticano

La proyección del vídeo con las palabras del papa Juan Pablo II ha tenido que ser suspendida ya que tan solo funcionaba la imagen, pero no el audio. Posteriormente ha tomado la palabra Domingo Blasco, del Foro de la Familia, quien también ha criticado la política del Gobierno: "No dejéis el corazón y la cabeza de vuestros hijos en manos de nadie y menos del Estado".

Los autocares - medio millar según las previsiones - que trasladan a las familias están aparcando en las zonas reservadas de las calles de Alfonso XII -junto al parque del Retiro-, Alcalá, entre la Plaza de la Independencia y la calle de O'Donnell, Menéndez Pelayo y la avenida Ciudad de Barcelona.

Antes de conectar en directo con el Vaticano, para trasmitir en vivo el rezo del Angelus de Benedicto XVI, por la megafonía del acto se ha anunciado que "el Papa sabe que hay aquí un millón y medio de personas".

El papa Benedicto XVI ha saludado en español "a los participanees en el acto por la familia" que se está celebrando en la Plaza de Colón, recibido con aplausos entre los asistentes.

El acto ha contado con los testimonios de varios religiosos y líderes de movimientos católicos, entre ellos Kiko Argüello, fundador del Movimiento Camino Neocatecumenal, que ha asegurado que "Europa necesita que ayudemos a la familia".

Con gran énfasis en las palabras y subrayando con gestos, Kiko Argüello se ha referido a varios pasajes de la Bibilia, para luego asegurar que "estos gobiernos ateos y laicos nos quieren hacer creer que nuestra nave, nuestra vida, no va a ningún lado y no es cierto". Posteriormente ha cogido una guitarra y ha pedido al público que cante con él la canción Resucitó.

Críticas de Rouco a la legislación española

Tras la procesión de la virgen de la Almudena -que ha ido acompañada por el canto de su himno- ha iniciado la homilía el cardenal y arzobispo de Madrid Antonio María Rouco, quien ha pedido "orar por la familia cristiana".

Rouco Varela ha calificado la situación de la familia como "el problema más grave de la sociedad", al enfrentarse a quienes "relativizan radicalmente la idea de la familia" y a amenazas como "la violencia doméstica y los abortos", estos últimos calificados como "plaga", que "interpelan fuertemente a nuestras conciencias".

"Quien obstaculiza la institución de la familia, aunque sea de forma inconsciente, hace que la paz nacional e internacional sea más frágil", ha asegurado el cardenal Rouco Varela, quien ha calificado como de "valor insustituible" el matrimonio entre un hombre y una mujer, "célula y vital de la familia".

El arzobispo de Madrid ha citado directamente el artículo 16.3 de la declaración de los derechos humanos: "Constatamos tristemente que el ordenamiento jurídico español ha dado marcha atrás con respecto a la declaración de Derechos Humanos de la ONU", ha asegurado Rouco Varela.

"Ofrecemos nuestro testimonio, no lo imponemos", ha asegurado el cardenal Varela para acto seguido llamar a la "evangelización de la sociedad española".


Fuente

No hay comentarios: