27 diciembre 2007

Mariano el campechano


Para todos aquellos que no hayan podido entrar en la página Web de nuestro candidato, me voy a permitir hacerles aquí un breve resumen de lo más significativo, siempre con el afán de hacer accesible al pueblo los pensamientos de un hombre de su enorme calibre intelectual. Así, para no alargarme, les diré que una de sus tres películas favoritas, de todas las que se han hecho en la historia del cine mundial, es “Regreso al futuro”; uno de sus tres libros de cabecera “La Catedral del Mar”; y como grupo favorito Nacha Pop. ¿Qué, como se les ha quedado el cuerpo a todos esos que lo acusaban de distante, elitista y estirado?
Fíjense que fácil le hubiera resultado al bueno de Mariano haberse apuntado al carro de los intelectuales y haber sorprendido a los electores con algún título de libro pomposo; una película de autor o el nombre de un compositor clásico. Lo que viene a demostrar lo poco y lo mal que lo conocemos.


Cuando se publique la verdadera historia de Mariano más de uno se va a quedar con la boca abierta. Ahí como lo ven, con cara de no haber roto nunca un plato, Mariano, el mayor de cuatro hermanos, era un gamberro redomado. En León, ciudad donde vivió hasta los 15 años, se lo conocía como el terror de las porterías, no por su afición al fútbol, si no por su irrefrenable manía de picar los timbres de las casas y salir corriendo.

Tampoco han olvidado en la bonita ciudad castellana (y lo digo bien: castellana), la devoción que el joven Mariano tenía por el ciclismo, en la web el mismo afirma: “Mi afición a este deporte empezó en León, viendo como los ciclistas jóvenes se entrenaban en el paseo Papalaguinda”. Hemos tenido que cortar algunos pasajes para que la lectura en la web fuera más fluida, porque el texto original de Mariano era un poco más largo: “…viendo como los ciclistas jóvenes de torneadas piernas..., etc”.

Otro de los mitos que cae a poco que se adentre uno en la web de Mariano es el de su aparente seriedad. Miren ustedes si será bromista Rajoy, que escogió un 28 de diciembre para el día de su boda, ¿se les ocurre broma más conseguida? Su amor por los animales también se descubre en estas páginas. El pobre no tiene perro, pero no por su voluntad: “A mi me gustaría tener un perro en casa, pero vamos a esperar antes a que los niños sean mayores”, porque ya se sabe la manía que suelen tener los niños por los perros.

En fin, dado lo poco que se lee en este país, yo les recomiendo encarecidamente estas fiestas que se den un paseo virtual por la página de Mariano y que vean lo que se pierden si el día 9 de marzo no votan por él. Imagínense por un momento lo divertido que puede ser un Gobierno con un cachondo (en cuanto a divertido) como Mariano en la Moncloa. Ahora que somos un país más rico que Italia, nos podemos permitir estos lujos.

Fuente

No hay comentarios: