19 diciembre 2007

Sanidad País Vasco centralizará en Hospital Cruces la Unidad Diagnóstico para Transexuales

Un equipo multidisciplinar orientará y ofrecerá diagnóstico a estos pacientes.

La CAPV se suma a las comunidades que han acordado centros de referencia para las operaciones de reasignación de sexo.

Al acabar la carrera de Biología, Jon Fernández decidió "salir del armario" y vivir su transexualidad con la mayor naturalidad del mundo. Fue cuando acudió a su médico de cabecera para interesarse por las prestaciones sanitarias que Osakidetza ofrecía a este colectivo de personas. Entonces dio comienzo su peregrinaje por los distintos servicios -psiquiatría, psicología, endocrinología...-. "Lo frustrante fue comprobar que, aunque se daban los tratamientos de hormonas y también apoyo psicológico y psiquiátrico, no existía un protocolo de orientación y diagnóstico terapéutico; no había interconexión entre los especialistas".

Para evitar situaciones como la vivida por Jon, el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza ultima la puesta en marcha de la Unidad centralizada de diagnóstico y orientación terapéutica para transexuales en el Hospital de Cruces, que será referente para toda la CAPV.

Un equipo multidisciplinar orientará desde el principio a los hombres y mujeres transexuales que acudan a recibir terapias o pidan información. "Se trata de facilitarles el acceso sanitario sin que tengan que dar tantas vueltas", según reconocen desde Sanidad.

De acuerdo con la evidencia científica existente, la CAPV ampliará el catálogo de prestaciones a este colectivo. Osakidetza atiende las primeras fases de los pacientes transexuales, como el diagnóstico y el tratamiento hormonal, pero en cambio, no se hace, ni está previsto en esta etapa inicial de la Unidad de Cruces, hacerse cargo de la cirugía de reasignación de sexo.

Sanidad alega que la unidad interdisciplinar de género -que aglutinará a especialistas en sexología, psicología, psiquiatría, logopedas, endocrinología, cirugía...- no realizará intervenciones de reasignación de sexo porque la demanda de pacientes -la cifras que barajan no superan los 30- no justifica su implantación en la CAPV, aunque atendiendo a evidencias científicas si un transexual necesita ser intervenido tendrá la posibilidad de hacerlo con los acuerdos que Osakidetza mantiene con los dos centros con mayor experiencia del Estado.

El colectivo de hombres y mujeres transexuales del País Vasco ya ha mostrado su decepción porque la sanidad pública vasca no haya dado un paso adelante con la cirugía de reasignación sexo, ya que consideran que la solución no es derivar a los pacientes a la unidad Carlos Haya de Málaga, sino realizar las operaciones en el centro vizcaíno.

buenas prácticas En el camino de normalizar la atención que reciben los transexuales del País Vasco, se enmarca el Manual de Buenas Prácticas dirigido a este colectivo. El documento, que ha sido elaborado por Jon, un hombre transexual, e Inmaculada Mujica, psicóloga de Aldarte que lleva más de doce años atendiendo a personas transexuales, es pionero en el Estado.

Dirigido a los agentes sociales con el objetivo de proporcionarles recursos y herramientas activas para que los transexuales sean atendidos correctamente. El manual será distribuido en los centros y hospitales de Osakidetza, consultas públicas, asociaciones...

"Es necesario reconocer que se han dado muchos avances en la sociedad, pero todavía queda mucho por hacer, ya que la transexualidad sigue siendo un estigma de cara a la sociedad y una desgracia a nivel familiar", subraya esta psicóloga a quien no se le borra de la mente las palabras de una madre cuyo hijo se definía como transexual: "Prefiero que mi hijo sea drogadicto a que sea transexual".

Estas situaciones, señala, sólo desaparecerán informando a la sociedad de que la transexualidad es más común de lo que se cree y de que no es ninguna enfermedad. "Creemos que la visibilización de las personas transexuales y su participación activa en la sociedad que podrían acabar con esta situación", apostilla Jon Fernández. Los centros educativos de primaria y secundaria son el primer eslabón entre la persona transexual y la solución de sus problemas. "No pueden hacer oídos sordos. Es importante que promuevan la igualdad y trabajen el tema de la transexualidad y la transfobia (el odio hacia estas personas) en clase", recalca Jon.

Fuente

No hay comentarios: