09 enero 2008

El Gobierno explicará en el Parlamento las relaciones con la Iglesia Católica

«Estamos hartos de que los obispos nos salven», reprocha Felipe González

La vicepresidenta primera acudirá mañana al Congreso a explicar cómo están las relaciones del Estado con la Iglesia tras la polémica suscitada por las críticas de la jerarquía católica a la política social gubernamental. Será un debate de grueso calibre a tenor de lo escuchado ayer en la reunión el Diputación Permanente en la que PSOE y PP cruzaron imputaciones inusuales por su gravedad.
María Teresa Fernández de la Vega solicitó acudir a la cámara y el intercambio de pareceres en la Diputación Permanente quedó en un valor testimonial ya que no se votó. PP y CiU dejaron claro que no respaldaban la presencia de la vicepresidenta en el Congreso a cuatro días de que se agote la legislatura.


Prelados y temores
El encuentro familiar celebrado el pasado 30 de diciembre en Madrid, y que sirvió de escenario para que tres cardenales arremetiesen contra leyes como la del aborto, el divorcio o el matrimonio entre homosexuales, ha crispado los ánimos políticos. El PP en palabras de su diputada María Salom, acusó al Gobierno socialista de tener «un comportamiento totalitario» en su respuesta a la jerarquía eclesiástica pues su reacción fue «un insulto a los dos millones de españoles» que se reunieron en la cita familiar.


Salom compartió con los prelados conservadores que «la democracia se ha resentido» con la legislación social socialista, que sólo pretende «imponer el laicismo obligatorio».
El diputado del PSOE José Andrés Torres Mora replicó con un tremendismo similar y lamentó que el PP pertenezca a «una triste estirpe de la derecha española que, en los momentos decisivos, cuando ha tenido que elegir entre salvar su alma y la patria, ha preferido salvar su alma y condenar la patria de las libertades».
Por su parte, el ex presidente del Gobierno Felipe González considera que los obispos se creen «en posesión de una verdad absoluta» y quieren «salvar» a los españoles de «sus errores». «Y estamos hartos de que nos salven», ha afirmado.

 

Fuente

No hay comentarios: