06 enero 2008

La coordinadora Gai-Lesbiana felicita al ayuntamiento de Toulouse


Por unanimidad del Ayuntamiento de Toulouse, esta ciudad dispondrá de la primera calle dedicada una víctima homosexual francesa del holocausto nazi. Se trata de un caso sin precedentes en honrar a los represaliados homosexuales por la persecución nazi. La calle llevará por nombre “Pierre Seel” (1923-2005) en honor a este exdeportado al campo alsaciano de Schimeck.

Pierre Seel, tras muchos años de silencio, llegados los ochenta decidió hacer pública su penosa historia de la deportación a un campo nazi en su juventud durante la Segunda Guerra Mundial. Durante los años siguientes escribió junto a Jean Le Bitoux su autobiografía que llegó a agotarse en Francia y finalmente obtuvo una pensión oficial como exdeportado por el nazismo. Fue entrevistado en numerosas ocasiones por los medios de comunicación franceses y falleció hace tres años.

Su autobiografía, “Pierre Seel, deportado homosexual” fue publicada en España en 2001 por Editorial Bellaterra. El actor Sergi Mateu leyó párrafos de este estremecedor relato durante la presentación de dicho libro en el Ayuntamiento de Barcelona. Este libro contiene además una detallada descripción de todo cuanto aconteció a los homosexuales bajo el nazismo.

La propuesta de incluir a Pierre Seel en el nomenclátor de Toulouse partió de la Asociación “Les Oublié(es) de la Mémoire” (Los Olvidados/as de la Memoria) dedicada al reconocimiento de la persecución de los y las homosexuales bajo el nazismo en Francia (www.devoiretmemoire.org).

Antonio Guirado, Secretario General de la CGL, manifiesta:

“Nos congratula felicitar al Ayuntamiento de Toulouse por este paso sin precedentes de dedicar una céntrica calle de la ciudad a un perseguido por causa de su orientación sexual que tuvo además el coraje de contar su historia en público durante los años ochenta. Nos felicitamos también por el éxito de la Asociación de expresos sociales que en España ha conseguido recientemente una indemnización y una pensión para los y las homosexuales y transexuales perseguidos bajo el franquismo. Precisamente en el próximo año 2008 se cumplirá el 30 aniversario de la reforma de la Ley de Peligrosidad Social por la cual fueron retirados homosexuales y transexuales de aquella vergonzosa ley”. Fue la primera victoria del entonces naciente movimiento de gays y lesbianas y de las primeras manifestaciones en Barcelona (1977) y en 1979 en Madrid, Sevilla, Bilbao y Barcelona. Nadie entonces podía imaginar que llegaría a conquistarse la plena igualdad legal con el derecho de matrimonio para las parejas del mismo sexo y la ley de identidad de género, pero queda todavía mucho camino que recorrer para erradicar la homofobia en la vida cotidiana”.

Jordi Petit, Presidente de Honor de la CGL, declara:

“Tras la Segunda Guerra Mundial y la liberación de los campos nazis solamente la etnia gitana y los/las homosexuales se quedaron sin indemnización alguna, tal como el Gobierno alemán concedió al resto de deportados, republicanos españoles incluidos. Los y las homosexuales en los campos nazis sufrían la más alta tasa de mortalidad, solo superada por los judíos, y en aquella época no eran bien vistos por el resto de prisioneros. Al final de la guerra, los que no habían perecido, en muchos casos fueron enviados como carne de cañón a los frentes alemanes en retirada. Hablamos de miles y miles de victimas por las que no se interesaron los historiadores hasta finales de los años setenta. Ellos llevaban un triángulo rosa como distintivo y ellas uno de color negro. Hay que agradecer a Editorial Bellaterra la edición en español de la autobiografía de Pierre Seel que tuve el honor de prologar pues conocí en persona a este hombre valiente, un testimonio de lo que nunca más debe volverse a repetir”.

No hay comentarios: