31 enero 2008

Zapatero cree que el rechazo del recurso contra la Ley de Igualdad es un «triunfo» de las mujeres

 

034D4PLSP4_1

Triunfo, hito, derrota de la «derecha reaccionaria», el Gobierno, organizaciones sindicales y agrupaciones de mujeres progresistas, entre otros, no escatimaron epítetos ni entusiasmo preelectoral tras decidir el Tribunal Constitucional (TC) que la Ley de Igualdad y sus listas electorales paritarias se ajustan como un guante a la Carta Magna, y rechazar el recurso planteado por el PP. Los populares acataron el fallo sin entusiasmo. Se trata, para el jefe del Ejecutivo, de una decisión «de gran trascendencia» que pone las cosas en su sitio. «Es un gran día», dijo Rodríguez Zapatero, porque el recurso del PP no pretendía tanto torpedear la propia ley, como obstaculizar «la igualdad de derechos de las mujeres». Del presidente para abajo, el resto de miembros del Gabinete mantuvo el mismo tono.


Para Carme Chacón, ministra de Vivienda, es la primera «gran derrota jurídica y social del PP» ante el Constitucional, a las que «seguirán otras» en sus recursos contra el matrimonio homosexual o el Estatut de Cataluña. En el ámbito judicial se dejó oír la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. A juicio de Montserrat Comas, vocal del Consejo General del Poder Judicial, se trata de una decisión «histórica en el largo camino hacia una sociedad plenamente democrática».


El PP, recurrente y derrotado, optó por la discreción. Mariano Rajoy, desde París, marcó la línea. Su partido -dijo- acata la decisión del TC, pero sus preocupaciones políticas respecto de la igualdad entre hombres y mujeres son otras. «Me preocupan más las mujeres que siguen cobrando un salario menor que el de los hombres, o que no consiguen conciliar su vida familiar y laboral», afirmó el líder popular. Ésa es la igualdad «real» y «no se consigue con cuotas», apostilló. Para el PP, los miles de mujeres que concurrieron a las municipales del 2007 o lo harán en marzo en virtud del mandato de la Ley de Igualdad -ninguna lista puede llevar menos del 40% o más del 60% de candidatos de cada sexo-, son una minoría del fenómeno global de la discriminación en España.

Fuente

No hay comentarios: