18 febrero 2008

EEUU levanta el veto a diplomáticos con sida

La decisión llega tras la denuncia judicial de un seropositivo

Como suele ocurrir en estos casos, ha sido necesaria una demanda ante los juzgados para derrocar una medida discriminatoria. A partir de ahora, el Departamento de Estado de EEUU retirará el sida de las condiciones médicas que impiden de forma autómatica a cualquier aspirante lograr un puesto diplomático en cualquier parte del mundo. "La modificación simplemente refleja los avances médicos en el mantenimiento y el cuidado de los enfermos seropositivos", declaró Gonzalo Gallegos, un portavoz del Departamento de Estado.


El causante de esta decisión ha sido Lorenzo Taylor, un especialista en asuntos internacionales trilingüe que aprobó el difícil proceso de selección del servicio diplomático pero que fue rechazado después de que comunicó a los responsables del departamento que era seropositivo. "Desde ahora la gente que se presente al servicio diplomático no tendrá que pasar por lo que pasé. Ellos y otros enfermos de VIH sabrán que no deben rendirse al estigma, la ignorancia, los miedos y los esfuerzos de alguien --incluso si trabaja en el Gobierno federal-- que quiera imponerles un estatus de ciudadanos de segunda clase", afirmó Taylor en un comunicado.


CASO POR CASO
Su caso contra el Departamento de Estado fue presentado ante los tribunales por la organización Lambda Legal, que defiende los derechos civiles de homosexuales, bisexuales, transexuales y enfermos de sida. "Las nuevas directrices significan que los aspirantes a entrar en el servicio diplomático que padezcan el VIH serán analizados caso por caso, tal y como exige la ley. Por fin, el Departamento de Estado derroca la señal que rezaba: 'Gente con VIH, no os presentéis'", declaró Bebe Anderson, directora del departamento del sida de la organización.


Fuentes del Departamento de Estado negaron que su política fuera la de discriminar premeditadamente a los seropositivos. Como ejemplo, sostienen que la política se aplicaba a los nuevos aspirantes, no a los diplomáticos que hubieran contraido la enfermedad --u otras como el cáncer-- ya en plena función de sus tareas. "Nuestra política estipula que todos los miembros del servicio diplomático sean aptos para el trabajo en cualquier parte del mundo a partir de un examen médico en el momento de incorporarse al servicio", dijo Gallegos, quien añadió que esa política "no ha cambiado".


Lo que cambiará es la concepción del sida. Si hasta ahora ser seropositivo descalificaba automáticamente para el trabajo, a partir de este momento se estudiarán los casos individualmente. "El departamento médico ha cambiado sus líneas de acción a partir de los avances médicos. Los nuevos criterios establecen que los seropositivos pueden ser desplegados si cumplen ciertas condiciones médicas", añadió Gallegos.

Fuente

No hay comentarios: