20 febrero 2008

A favor del celibato opcional y... las parejas gays

Sorprendente mensaje del arzobispo de Friburgo y presidente de la jerarquía alemana

0000009373

El arzobispo de Friburgo, recientemente elegido presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, ha declarado públicamente su oposición al celibato de los religiosos y se ha manifestado a favor de las relaciones homosexuales. Mientras que El Vaticano parece emitir cada vez un mensaje más conservador desde que Benedicto XVI fue elegido Sumo Pontífice, el arzobispo Robert Zollitsch ha decidido apostar por un “catolicismo abierto”.

Robert Zollitsch, arzobispo de Friburgo, fue elegido por sorpresa presidente de la Conferencia Episcopal Alemana el pasado 12 de febrero en sustitución del cardenal Karl Leman, que llevaba veinte años en el cargo. El arzobispo, de 69 años, tenía a su cargo la segunda diócesis más grande de Alemania, con unos dos millones de fieles, y está considerado como uno de los miembros de las corrientes más liberales dentro del catolicismo.

 
Celibato no necesario teológicamente
Así lo está demostrando. Apenas una semana después de su elección, Zollitsch declaró al semanario Der Spiegel que no considera “necesaria”, al menos “desde el punto de vista teológico”, la relación entre el sacerdocio y el celibato. El arzobispo se posicionó en contra de las “prohibiciones en la forma de pensar” en cuanto a este tema y subrayó que, si bien el celibato puede tener algunas ventajas a la hora de desarrollar el trabajo de un sacerdote, esta prohibición no tiene una base realmente teológica.

 
"Revolución"
El presidente del episcopado alemán reconoció que dejar de lado el celibato sería una auténtica “revolución que no sería apoyada por una parte de la Iglesia, porque afectaría a toda su vida interna”, aunque matizó que el preferiría que fuese un voto opcional y no una imposición a la forma de pensar de los sacerdotes.

 
Homosexuales
Zollitsch ha levantado también la polémica al referirse de manera positiva a las relaciones entre personas del mismo sexo. Pese a que no llegó a defender el matrimonio homosexual, el nuevo presidente de los obispos alemanes aclaró que las relaciones entre parejas del mismo sexo no son una muestra de “liberalismo”, sino que forman parte de “una realidad de la sociedad”.

 
"Matrimonio" de hombre y mujer
Pese a todo, apuntó que las uniones gays no deberían llamarse “matrimonio” porque esto las “equipararía” con las relaciones heterosexuales: “Como cristiano y católico tengo el ideal de matrimonio y familia”, reconoció.

Fuente

No hay comentarios: