22 febrero 2008

Un magistrado admite que no se pueden prohibir las uniones gay

El magistrado del Tribunal Supremo Xavier O'Callaghan aseguró ayer que "no hay razón legal" para prohibir ni la adopción ni el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuya ley reguladora fue recurrida por el PP ante el Tribunal Constitucional al considerarla inconstitucional. Los populares, además, en los últimos días han expresado públicamente su intención de derogar esta posibilidad en el caso de que lleguen al poder.

Durante su intervención en el congreso mundial de Derecho de Familia y Menores que se celebra en el municipio almeriense de El Ejido, el magistrado y catedrático de Derecho Civil aseguró que la Constitución española de 1978 no prohíbe "en ningún artículo" el matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que no hace una mención expresa al mismo.

El magistrado apeló directamente al artículo 32.1, que indica literalmente que el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica, sin especificar la Carta Magna "que tiene que ser entre ellos, sino que libremente pueden contraer matrimonio con quienes quieran".

"No hay argumentos"

En este sentido ha afirmado con rotundidad que "los que se empeñan en insistir en que es inconstitucional no tienen argumentos, porque no hay razón legal seria para prohibir" este tipo de uniones.

También se refirió O'Callaghan a la ampliación de la adopción a las parejas entre personas del mismo sexo, sobre la que el magistrado del Tribunal Supremo afirmó que tampoco existen argumentos jurídicos para impedir que estas parejas puedan hacerse cargo de un menor.

Aproximadamente medio millar de expertos participarán hasta el próximo 22 de febrero en este congreso internacional en el que están representadas 40 universidades de todo el mundo.

Fuente

No hay comentarios: