05 febrero 2008

Un profesor de Sevilla tendrá que dejar de dar clase por insultar a sus alumnos

MEDIDA CAUTELAR DE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN

Un año antes causó problemas por emplear términos xenófobos o machistas.
El docente asegura que jamás ha insultado o maltratado a los estudiantes.
Dice que siempre ha gozado del aprecio y confianza de sus compañeros y alumnos.

MADRID.- "Maripili", "Negrito", "Gordo" o "Hachís" son algunos de los motes que un profesor del instituto de enseñanza secundaria Diamantino García Acosta de Sevilla ponía a sus alumnos. La Consejería de Educación le ha apartado cautelarmente de su trabajo acusado de insultar a los jóvenes, según ha informado el director de Recursos Humanos del organismo educativo, Carlos Gómez Oliver.

Al profesor se le ha abierto un expediente a instancias de la Delegación Provincial de Educación de Sevilla y ha sido apartado del puesto mientras que se resuelve, ha precisado la misma fuente.

El expediente se abrió tras la denuncia de una madre y después de que la inspección educativa contrastara la información disponible con la directiva del instituto, que está ubicado en la barriada La Plata.

El profesor es interino e impartía desde hace dos años la asignatura de Física y Química y, según Educación, ya el año pasado causó problemas en el centro educativo por dirigirse a los alumnos con términos xenófobos o machistas.

El profesor ha negado estas acusaciones y ha asegurado que jamás ha insultado o maltratado a los estudiantes. "No soy, ni lo he sido nunca ni lo seré jamás, racista, maltratador ni machista, simplemente soy un profesor que desempeño desde hace cerca de 20 años mi profesión de docente, sin ningún tipo de expediente ni sanción, y que siempre he gozado del aprecio y confianza de mis compañeros y alumnos", ha aseverado este docente.

Campaña mediática difamatoria

En un comunicado, este profesor de ese instituto sevillano de Secundaria, E.T.C., ha respondido a lo que ha calificado como unas acusaciones que atentan contra su "derecho a la intimidad" y contra su "dignidad personal", que ha achacado a una "campaña mediática difamatoria en los medios de comunicación".

Con su escrito, el docente expedientado por Educación ha afirmado que quiere defenderse de las "calumnias" que se han vertido contra él y que asegura que le han causado indefensión. Ha aseverado que la "relación afectuosa" que mantiene con sus alumnos, a los que siempre ha "defendido y apoyado", puede haber "creado malentendidos a personas ajenas, malintencionadas y deseosas de escándalos, sin pensar en los daños irreparables que pueden causar".

Por ello, además de negar esas acusaciones, E.T.C. ha expresado en su nota su deseo de que su "honor y honra como docente sean restaurados".

Fuente

No hay comentarios: