05 marzo 2008

La FELGTB lamenta la admisión del TSJA de la objeción de conciencia ante Educación para la Ciudadanía

 

felgtb

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha admitido la objeción de conciencia a un menor como excusa para no recibir asignatura de Educación para la Ciudadanía. La FELGTB, Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, quiere alertar de que ese supuesto implica que algunos alumnos pueden quedarse privados de la educación en los valores que marcan la Constitución y la Declaración de los Derechos Humanos.

Educar en dichos valores, constitucionales y basados en el respeto a los derechos humanos, no puede ser algo que el sistema educativo deje a la discrecionalidad de los padres. Todas y todos los adolescentes de este país tienen el derecho y el deber de conocer esos valores, por lo que no se entiende la decisión del alto tribunal andaluz.

A la Federación le preocupa especialmente, dados los altos niveles de homofobia y transfobia que perviven en el sistema educativo, que se permita a los padres y a las madres objetar ante la única asignatura que contempla explícitamente el respeto a la diversidad afectivo-sexual y familiar.

En el sistema educativo conviven chicos y chicas provenientes de diversas familias, que viven y entienden la sexualidad de maneras muy diversas. Todos y todas deben tener asegurado el derecho a que su realidad sea respetada y valorada positivamente. Esa es una de las bases, entre otras, de la asignatura Educación para la Ciudadanía.

“No se comprende que una asignatura tan básica llegue solamente a alguna parte del alumnado ¿Qué será lo próximo?, ¿la objeción a la clase de Ciencias Naturales por parte de los padres que creen en el creacionismo frente al evolucionismo?”, se ha preguntado Jesús Generelo, coordinador del Área de Educación de la FELGTB. “El Estado debe proteger y fomentar la igualdad de todos los ciudadanos y ciudadanas a través del sistema educativo”, ha sostenido Generelo.

Antonio Poveda, presidente de la Federación, ha lamentado que el derecho a educar religiosamente a las hijas e hijos se quiera contraponer al derecho y el deber de toda la ciudadanía a conocer y respetar su Constitución. En esta línea a afirmado que la sentencia del TSJA es una triste noticia y un peligroso precedente.

Fuente

No hay comentarios: