05 marzo 2008

Rouco Varela, el Torquemada de gays, ha sido elegido Presidente Conferencia Episcopal

El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, sustituirá a Ricardo Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal, según informó el martes una portavoz.

 rouco

Rouco, que ya ha sido anteriormente responsable de este órgano, fue uno de los asistentes a la manifestación contra la Ley de Matrimonios Homosexuales, se pronunció en contra de la Ley de Educación (LOE) y apostó por la objeción de conciencia en la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía.
En diciembre de 2007, convocó y participó en Madrid en la multitudinaria concentración en defensa de la familia tradicional, en la que afirmó que las leyes del Gobierno hacen retroceder la Declaración de Derechos Humanos.

Medios-. De este modo se impone al frente de la conferencia el ala más dura y conservadora de los obispos, después de un período protagonizado por Blázquez, al que se considera más moderado. 

Aún no había información disponible sobre el número de votos que habían otorgado la presidencia a Rouco. Para las 12:30 está prevista una conferencia de prensa en la que se ofrecerán más detalles. 

Blázquez había sustituido en marzo de 2005 a Rouco Varela, que se quedó entonces a un voto de conseguir la mayoría de dos tercios exigida para la reelección de un tercer mandato. 

Rouco, natural de Villalba, Lugo, había estado al frente de la Conferencia Episcopal desde marzo de 1999. 

Así, el sector más conservador de la Iglesia recupera el mando de la cúpula de los obispos, en un período difícil en la relación entre los dirigentes católicos con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

La Conferencia Episcopal pidió en enero y a través de una nota el voto para los partidos que no negocian con ETA, en una muestra de claro rechazo a la formación en el Gobierno y en referencia al diálogo iniciado por el Ejecutivo con la banda armada durante la tregua que acabó en junio de 2007. 

La nota argumentaba que no todos los partidos ni los programas son igualmente compatibles con la fe y la vida cristiana y también criticaba leyes que definió como "injustas", como la del matrimonio homosexual o la retirada de la asignatura de religión de la escuela pública. 

Las reacciones del Gobierno no se hicieron esperar, y el PSOE vinculó después al Partido Popular con el ala más conservadora del arzobispado. 

Rouco ha estado presente en las manifestaciones en contra de las leyes del Gobierno socialista como la del matrimonio homosexual.

Fuente

No hay comentarios: