28 marzo 2008

Víctimas de ETA y guardias civiles estudian querellarse contra un filme «que humilla al Instituto Armado»

CÓRDOBA. El último largometraje del director cordobés Antonio Hens, «Clandestinos», que, entre otras cuestiones, relata cómo miembros de la Benemérita pagan por los servicios sexuales de militantes de ETA, ha desatado una tormenta de críticas y denuncias que puede acabar con el filme en los tribunales.

La Asociación de Amigos de las Víctimas del Terrorismo considera que la cinta, que se proyecta mañana en la Filmoteca de Córdoba (21.00 horas) en el II Festival Internacional de Cine Gay Lésbico de Andalucía, «menosprecia e insulta a la Guardia Civil y a los damnificados por los atentados de la organización abertzale», señaló ayer el portavoz del colectivo en Córdoba, Rafael Soto.

La presunta injuria cobra especial relevancia, según Soto, porque «el largometraje está subvencionado por la Junta de Andalucía (120.000 euros) y la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha (25.000); es preciso que estas administraciones den cuentas de la cantidad y el modo en que adjudicaron esas ayudas, porque es intolerable».

La polémica se multiplica gracias a una fotografía publicada por la revista «Zero» en la que un etarra encañona a un guardia civil mientras el agente de la Benemérita le practica una felación.

Además, según el colectivo de víctimas del terrorismo, tras la primera exhibición de la película en Madrid, algunos de los espectadores profirieron gritos en favor de ETA, cuestión negada por Hens. En este sentido, apuntó Soto, «daremos los pasos drásticos y necesarios; una cosa es la libertad de expresión y otra que se haga uso de ella para ofender».

Por su parte, la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) pidió ayer que los responsables de este Cuerpo que lleven a los tribunales la película. A través de un comunicado, la UO calificó de «bazofia inmunda e indigna» esta película de ficción, ya que «ataca de forma miserable la dignidad y el honor de un cuerpo de seguridad que cuenta con 164 años de servicios a España».

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) también ha manifestado su indignación por el cartel de Zero. «Vamos a iniciar acciones legales contra esa imagen; en lo que respecta a la película, tendremos que visualizarla para comprobar si existen contenidos ofensivos», manifestó a ABC el secretario de comunicación de la agrupación, Juan Antonio Delgado.

Además, la AUGC anunció ayer que pedirá responsabilidades a las instituciones que han financiado el filme «si después de analizarlo consideramos que resulta humillante y vejatorio para el Instituto Armado».

Dos frentes

Las reacciones políticas, por la implicación de varias administraciones, no se hicieron esperar. Así, desde la Junta se argumentó que «la cinta no contiene escenas de sexo explícito y, además, las imágenes polémicas que han aparecido publicadas no pertenecen a la película, sino que fueron realizadas con posterioridad y forman parte de un reportaje de la revista «Zero»». Además, recordó que el Ministerio de Cultura certificó que esta cinta no hace apología de la violencia.

En un comunicado, el departamento que dirige Rosa Torres explica que ejerce su política de fomento del audiovisual, entre otras formas, a través de la concesión de ayudas a la producción de obras audiovisuales, articuladas a través de la Orden de 30 de marzo de 2005 donde se establecen las bases reguladoras.

Por su parte, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, solicitó ayer al presidente de la Administración autonómica, Manuel Chaves, explique públicamente la subvención de «Clandestinos», en la que, según su opinión, se «ridiculiza» a la Guardia Civil.

La Diputación de Málaga, que apareció en algunos medios como la tercera institución que participó con sus fondos en la realización de la película, negó dicha colaboración y aseveró que sólo prestó el centro cívico al equipo de rodaje. En la web del filme aparecen los logotipos de las tres instituciones citadas.

El coordinador del Festival Ídem, David Cedeño, calificó la polémica de «absurda», ya que, desde su punto de vista, «la cinta no ofende a nadie. Seguro que los que la están criticando no la han visto». Añadió que «relata una historia concreta que sucede a unos personajes concretos», y en ningún caso contempló la suspensión de su proyección de mañana. Cedeño negó también que se proclamen vítores en favor de ETA.

abc

No hay comentarios: