10 abril 2008

AB-LESGAY manifiesta su solidaridad con la lesbiana expulsada de una hermandad religiosa por contraer matrimonio

 

ablesgay1

La Asociación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Albacete (AB-LESGAY) desea transmitir a los medios de comunicación su más profunda solidaridad con María Rey, la mujer lesbiana recientemente expulsada de la Hermandad de la Virgen de la Encarnación de Abenójar (Ciudad Real) por el “pecado” de haber contraído matrimonio civil con la que ha sido su pareja durante más de quince años.

Desde AB-LESGAY entendemos que el falaz argumento, tan frecuentemente utilizado por parte de los sectores más ultraconservadores, de que “cuando se pertenece por voluntad propia a un colectivo hay que acatar sus normas” no resulta válido en este caso. Más allá de consideraciones religiosas, que pertenecen al ámbito de las creencias personales, y que podemos o no compartir, entendemos que la ordenación interna que cada entidad con personalidad jurídica quiera darse, sea religiosa o laica, debe respetar escrupulosamente y sin excepciones los principios básicos que sustentan nuestro estado de derecho.

Estos principios están plasmados en la Constitución Española, norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico. Debemos recordar, a este respecto, que “los tratos desfavorables por razón de la orientación homosexual constituyen una discriminación proscrita por el artículo 14 de la Constitución”, tal y como recientemente reconoció el propio Tribunal Constitucional  (sentencia 41/2006). No deberían caber, en nuestro ordenamiento jurídico, instituciones que discriminan a los ciudadanos y ciudadanas homosexuales, sean católicas, musulmanas, judías, budistas, laicas o de cualquier otra índole.

Por otro lado, desde AB-LESGAY queremos manifestar nuestra inmensa satisfacción por el apoyo recibido por Maria Rey  por buena parte de los vecinos de Abenójar, visualizado el domingo pasado en la propia romería mediante numerosas camisetas y gestos explícitos de apoyo. En una región como Castilla-La Mancha, en la que el peso de la población rural es tan importante, gestos como los que los vecinos de este pequeño pueblo protagonizaron nos hacen sentir a los colectivos de la región orgullosos de nuestros conciudadanos y nos animan a continuar nuestra lucha por desterrar cualquier signo de discriminación y homofobia, más aún si cabe cuando nos encontramos en 2007 “Año de la Visibilidad Lésbica”.

No hay comentarios: