16 abril 2008

Barcelona busca en el turismo gay un nuevo filón

La crisis obliga a impulsar mercados emergentes como Rusia y China

Los turistas no dejan de viajar por la crisis, aunque acorten la duración del viaje, elijan alojamientos más económicos y, en definitiva, gasten menos. Lo asegura un estudio del Observatorio de Turismo de la Generalitat. Pero pese a este mensaje tranquilizador, con el que ayer se presentó el Salón Internacional de Turismo de Cataluña, que arranca este jueves en la Fira, sus responsables alertaron de la necesidad de espabilar. De entrada, centrándose en nuevos segmentos de mercado, en particular en el colectivo de turistas gay debido a su supuesta mayor capacidad de gasto, y en segundo lugar, diversificando "con agilidad" en la búsqueda de mercados emisores de visitantes, como los países del Este, especialmente Rusia y China, debido a la posible pérdida de peso de los mercados tradicionales del turismo con destino a España, como Francia, Alemania y el Reino Unido.

La novedad del salón, en esta línea, es la dedicación de un espacio exclusivo para el turismo homosexual, al que se ha bautizado como Pink Corner. El objetivo de este rincón rosa, en el que 50 empresas ya han avanzado que presentarán sus ofertas específicas para el colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), es consolidar Barcelona como destino del turismo gay. Hoy la capital catalana ocupa el segundo lugar en Europa, sólo por detrás de Amsterdam.

"No existen estudios serios sobre cuántos turistas del colectivo viajan a Cataluña", explica Carlos de Cires, delegado en Cataluña de Grupo Zero, implicado en la organización del mencionado espacio exclusivo, que cuenta con el apoyo de la Coordinadora Gay-Lesbiana. Sí se ha identificado que existen 145.000 turistas turistas gay, lesbianas, bisexuales y transexuales que viajan a la capital catalana " motivados por la oferta específica para el colectivo que encuentran", añade De Cires, en alusión a los juegos EuroGames -que este año se celebrarán en Barcelona-, a la proximidad de Sitges y a la oferta, como la del conocido hotel Axel.

La apuesta por este segmento del mercado se explica porque, aunque hay de todo, la Generalitat ha hecho suyo el porcentaje de ingresos que, según varios estudios, el colectivo LGTB destina a ocio y moda: el 47%. El hecho de que buena parte de ellos no tengan hijos les permite viajar más. "Es un mercado importantísimo y hace tiempo que Turismo de Cataluña trabaja para potenciarlo", subrayó el consejero de Innovación, Universidad y Empresa, Josep Huguet.

El consejero auguró un año de "crecimiento moderado" del turismo en Cataluña, a pesar del contexto de desaceleración económica y también de inquietud por la posibilidad de que se llegue a tener que aplicar los temidos cortes en el abastecimiento de agua a partir de octubre a causa de la sequía. "El Gobierno catalán trabaja para que no haya restricciones", dijo Huguet, quien subrayó que "las medidas de contención no afectarán a la actividad económica, porque debe distinguirse la actividad privada de la productiva".

El presidente del salón, el empresario Ramon Bagó, se confesó "preocupado". Pero no porque no haya agua, sino por si hay repersusión mediática de la sequía y afecta al turismo. "El turismo tiene la piel muy fina. ¡No hablen de la sequía, puede hacer mucho daño!", pidió Bagó a la prensa.

El País

1 comentario:

katalin dijo...

Estoy muy interesada en saber si existe algún estudio sobre la relación directamente proporcional entre el turismo y el aumento de las enfermedades sexuales , referido solo al turismo que viene a Barcelona