25 abril 2008

COGAM exige a Esperanza Aguirre que no imponga la moral religiosa en el sistema sanitario madrileño

Ante las informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre un acuerdo de la Comunidad de Madrid con la Iglesia Católica, que permite a la citada iglesia formar parte del comité de ética y del comité interdisciplinar de cuidados paliativos de los centros sanitarios madrileños, COGAM, Colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Madrid, entiende vulnerado que nuestro derecho y el del resto de los ciudadanos a una sanidad profesional, con decisiones tomadas en base a la ciencia y el conocimiento y no sobre creencias  religiosas o supersticiones.

COGAM exige al ejecutivo de Esperanza Aguirre que garantice la laicidad y profesionalidad de las decisiones de los centros sanitarios, sacando de cualquier decisión u órgano de consulta o decisión a la Iglesia Católica. COGAM defiende que la Iglesia Católica pueda expresar su criterio propio únicamente en el caso de que el paciente lo solicite expresamente. COGAM entiende injusto que la Iglesia Católica intervenga sobre la vida de una lesbiana, gay, transexual o bisexual que no  lo haya solicitado, debido a que la iglesia católica ha alentado y alienta nuestra discriminación, como se ha visto recientemente ante la aprobación del matrimonio homosexual o despidos por orientación sexual o la falta de diálogo y la negativa constante a la asignatura de Educación para la ciudadanía.

COGAM entiende que el gobierno de Esperanza Aguirre tienen otros objetivos sanitarios prioritarios a los cuales dedicar fondos, como por ejemplo la atención y la prevención del VIH-SIDA completamente olvidada por su ejecutivo. Entendemos que la Iglesia Católica debe autofinanciarse y somos contrarios a que se la financie por la puerta de atrás, como parece que está haciendo la Comunidad de Madrid.  

Miguel Ángel González, presidente de COGAM, declara: "Solo podemos entender esta decisión en pago a los servicios prestados por la Iglesia Católica y sus medios de comunicación a Esperanza Aguirre. Con esta decisión el ejecutivo de Esperanza Aguirre rinde pleitesía a la Iglesia Católica, perpetuándose el sistema de privilegios que todavía tienen sobre el Estado, aunque éste sea aconfesional, como es el caso de nuestro país y de la Comunidad de Madrid. La religión es algo que pertenece estrictamente al ámbito personal y  privado, y la Comunidad de Madrid debe garantizar que no afecte a las decisiones de los profesionales y de los pacientes. Si en esos comités estuvieran los testigos de Jehová y abogaran porque no se pusieran transfusiones de sangre, todos estaríamos en contra de que esas creencias afectasen a nuestra vida y  a la de nuestros allegados. En el caso de la Iglesia Católica hay que actuar de igual manera, respetando la libertad de credo y la igualdad, como expresa nuestra Constitución."

Cogam

No hay comentarios: