10 abril 2008

Confieso mi homofobia

Ya hace tiempo que algunos medios veniamos denunciando publicamente a Eulogio Lopez "Hispanidad.com" por el contenido general de los artículos, "Cartas del Director" y/o pretendidas "Cartas al Director" que se publican y difunden a través de la página web en cuestión, uno puede descubrir la utilización de un tono contrario a la homosexualidad y a la igualdad y no discriminación de los homosexuales y, por añadidura, un tono que es insultante y que provoca al lector al odio, menosprecio contra los miembros del colectivo homosexual, pretendiendo el amparo de la libre expresión y difusión de ideas y contenidos.

En "Cartas del Director", escritas por Eulogio López, director de la web, podemos encontrar diversas afirmaciones injuriosas y/o calumniosas hacia el colectivo homosexual, pudiendo destacar a modo enunciativo y no limitativo las siguientes expresiones:


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=6829
- el imperio de la homosexualidad lleva a la pedofilia.
- la pederastia es abrumadoramente homosexual.


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=7351
- La homosexualidad no sólo deja vulnerables a los niños adoptados, sino que abre la mano hacia la pederastia.
- casi toda la pedofilia es homosexual.
- Es la mejor manera de terminar con la humanidad, por consunción, por amariconamiento.


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=7380
- Homosexualidad, pedofilia e incesto: una misma perversión.
- la pederastia es homosexual.
- Homosexualidad, pederastia e incesto no son tres aberraciones, sino una sola.


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=7419
- la pederastia es preferentemente homosexual.
- relación evidente entre homosexualidad, pedofilia y, mucho me temo, incesto.
- pederastia y homosexualidad son dos formas de llamar a la misma canallada.


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=7457
- las relaciones homosexuales provocan enfermedades, especialmente el SIDA.
- hay una relación entre homosexualidad y pederastia.
- La mayoría de los pederastas es homosexual.


http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=7870
- Sus Señorías se disponen a elevar a la categoría de matrimonio una "sexualidad" que consiste en tomar por el culo.
- la homosexualidad es todo eso, pero es, ante todo, una tremenda cochinada, una guarrada maloliente, una vomitiva marranada, un asquito.
- la homosexualidad consiste en tomar por el culo.

Los hechos anteriormente relatados son claramente subsumibles en el tipo penal previsto por el artículo 510 del Código penal, mediante la redacción actual, en sus apartados primero y segundo:


1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses.


2. Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía.


Es evidente que en este caso los artículos publicados en la web persiguen y obtienen un claro resultado injurioso para con las personas homosexuales. Asimismo, dicha valoración vulneradora del derecho a la imagen y al honor, se ve claramente trascendida, cuando no sólo se injuria, sino que se calumnia al colectivo homosexual, cuando se identifica sin ningún pudor homosexualidad con pederastia y con perversiones sexuales.

 

Pues bien, a continuación, el escrito en el que ayer Eulogio Lopez, confeso su particular calvario. Su homofobia

Confieso mi homofobia

Doña Esperanza Aguirre, que pretende ser la primera mujer presidenta del Gobierno de España se ha defendido de los ataques de homofobia que sufre el Partido Popular por parte del peligroso lobby gay. Dice que su partido nunca ha sido homófobo. Es otra de las razones por las que nunca votaré al Partido Popular. Yo sí soy homófobo. Ahí van mis razones:

1. A título de aclaración: odiar la homosexualidad no es odiar al homosexual, por la misma razón de que odiar el hambre no supone odiar al hambriento ni odiar el sida significa aborrecer al sidoso. Sin embargo, esta majadera traslación semántica se ha convertido en algo aceptado hasta por mentes brillantes. De nada sirve alegar algo tan lógico como que nada tiene uno contra los homosexuales, pero que la homosexualidad ni es sexo, ni es amor, ni es matrimonio, sino una cochinada enorme, objeto de tratamiento psiquiátrico. De nada servirá: eres un homófobo.

Y lo peor: mucho me temo que, con el orgullo gay, va a ocurrir lo mismo que con el feminismo: generará, ya está generando, una revuela, no contra la homosexualidad, a la que me apuntaría sin dudar, sino, precisamente, contra los homosexuales. La obsesión por colocarnos lo homo hasta en la sopa, cuidado que están pesaditos, ellos y el poder que les utiliza, la discriminación positiva de los gays -es decir, la marginación de los heterosexuales- y la censura impuesta a quien no alabe cualquier manifestación -por aberrante o estúpida que sea- de loa a los homosexuales va a generar homofobia, esta vez sí; fobia a los homosexuales, que no a la homosexualidad.

Lo mismo ocurrió con el feminismo. Por las mismas razones, el feminismo ha generado un machismo, una verdadera ginefobia por parte de muchos varones acorralados por el poder, por una justicia prevaricadora. Ya lo estamos viviendo, y en breve comenzará la violencia contra los homosexuales. Y ambos movimientos -machismo y desprecio hacia los gays- nunca serán justificables y deben ser perseguibles, pero sí son predecibles y, si no comprensibles, sí explicables.

2. Soy homófobo porque la homosexualidad es degradación de las personas, y a mí me gusta mucho el ser humano. Degradación no sólo física, sino también psíquica y, naturalmente, moral. Claro que existe una estética homosexual -sencillamente horripilante, hagiografía del feísmo-. Una degradación de tal calibre corroe a la persona en todas sus esferas, y corroe a las sociedades como un virus de difícil erradicación. Si el virus feminista ha generado una mujer desamorada, por desamorada, degenerada, por degenerada, desquiciada, el virus del orgullo gay está generando una especie de Sodoma y Gomorra (estoy seguro que en estas dos ciudades, donde se practicaba la tolerancia anal, pioneras de la ‘brown revolution’, nadie pensó en elevar la práctica a la categoría de matrimonio), una sociedad masoquista incapaz de rebelarse contra cualquier tipo de tiranía.

3. Soy homófobo, sobre todo porque soy mortifóbico: me encanta la vida y odio la muerte. No el morir, que es cosa distinta: lo que odio es lo muerto, lo que carece de vida, y mucho me temo que la homosexualidad nos lleva precisamente a eso: a la muerte. Si aplicamos el imperativo categórico de Enmanuel Kant, ese señor tan plomo que ya sólo defienden los progresistas, la generalización de la homosexualidad terminaría con la raza humana.

Lo gay es la consagración del sexo sin concepción y concepción sin sexo. Es el hastío de la existencia, la languidez monótona, la vida mortecina, artificialmente excitada y naturalmente histérica.

Es evidente que hay que luchar contra ello. El buen homófobo tiene dos cometidos: dar la batalla contra la homosexualidad y sacar a cuantos más homosexuales sea posible del infierno en el que viven.

Bueno, todos menos Zerolo, que experimenta orgasmos democráticos con ZP, unos 500 la día.

Está claro que Esperanza no me va a nombrar consejero de la Comunidad de Madrid. Con la ilusión que me hacía.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com

No hay comentarios: