25 abril 2008

Los referentes positivos en televisión ayudan a la normalización del colectivo LGTB

Personajes como Gloria, interpretado por Carla Antonelli en ‘El Síndrome de Ulises’, son un ejemplo positivo para las personas transexuales

La lucha contra la discriminación se libra en diversos frentes y uno de ellos es la televisión, reflejo muchas veces distorsionado de la realidad. Una de esas distorsiones se ha producido frente al colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, invisibilizados históricamente en dicho medio de comunicación. Con el tiempo, los gays se han hecho un hueco en nuestros televisores como presentadores, escritores, actores  o concursantes, y su imagen se ha ido haciendo cada vez más positiva, aunque la proporción sigue siendo baja ya que aún hay muchos personajes públicos en el armario. Ese armario es todavía mayor en el caso de las lesbianas y las y los bisexuales y  transexuales, reflejados en televisión desde un punto de vista distorsionado y si se quiere friki.

Este año 2008, propuesto como el año de la visibilidad lésbica, se procura llamar a la puerta de los armarios de las mujeres lesbianas con ejemplos y referentes positivos que les permitan olvidar la doble vida y vivir su orientación sexual con normalidad, así como luchar contra los prejuicios sociales hasta alcanzar la igualdad real. Esas mismas razones son aplicables para el  caso de las personas transexuales, cuyos ejemplos en pro de la normalización son más bien escasos. De ahí que el personaje que interpreta Carla Antonelli en El Síndrome de Ulises, una mujer transexual que regenta un bar y lleva una vida libre de estereotipos, sea tan positivo para la comunidad LGTB.

Antonio Poveda, presidente de la FELGTB, ha afirmado que “la televisión tiene que permitirnos pasar, y no por la puerta de atrás como ha hecho tantas veces, sino desde el respeto, la no discriminación y la igualdad de trato. Ejemplos como el de Carla Antonelli deberían ser seguidos también para las mujeres lesbianas y para las personas bisexuales, comunidades maltratadas desde la opinión pública aún más que la de los propios gays”.

Felgt

No hay comentarios: