20 mayo 2008

El PP pide "sustituir ya" a García-Calvo mientras el PSOE apuesta por una "renovación en bloque" del TC

Madrid. (EFE).- El PP ha abogado hoy por cubrir de manera urgente la vacante que el magistrado Roberto García-Calvo, fallecido ayer, ha dejado en el Tribunal Constitucional, mientras que el PSOE apuesta por una renovación "en bloque" que permita designar también a los cuatro miembros de este órgano que debe nombrar el Senado.

El diputado del PP Federico Trillo ha considerado hoy que cubrir la vacante producida por la muerte de García-Calvo es un "asunto urgente" que requiere actuar "de inmediato" para "evitar una situación que aumente la precariedad" del Alto Tribunal.

 
En este sentido, Trillo ha pedido al PSOE que tramite en la Cámara la solicitud de sustitución de García-Calvo que formulará su partido, toda vez que el magistrado ocupaba plaza en el Constitucional a propuesta de los "populares".

 
"De acuerdo con los precedentes, el PP hará la propuesta, ya que nosotros propusimos a García-Calvo, y animo al PSOE a que tramite en el Congreso la propuesta que le formulemos", ha resumido el ex ministro de Defensa, para quien este procedimiento es el "razonable".

El PSOE, sin embargo, se inclina por aprovechar la ocasión para, antes del fin del periodo de sesiones en junio, hacer una renovación "en bloque" en el Constitucional, cuatro de cuyos magistrados -los que deben ser designados por el Senado- se encuentran en funciones desde el pasado mes de diciembre.

 
Así, el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha recordado que "llevamos un año y medio de retraso con respecto a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y unos cuantos meses en la renovación de cuatro magistrados del TC".

 
Alonso ha añadido que es "obligación" de los partidos renovar ambos órganos constitucionales y "no crear vacíos de poder, ni inconsistencias" y ha indicado que la voluntad de su grupo en este sentido es "inequívoca y clara".


En el mismo sentido se ha pronunciado el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que preguntado sobre si el fallecimiento del magistrado puede "acelerar" el acuerdo entre los partidos para la renovación del TC ha respondido que ésta se producirá "cuando toca, que es ya hace mucho tiempo", por lo que ha añadido que "debe producirse cuanto antes".


De la misma opinión es el portavoz de ICV en el Congreso, Joan Herrera, que ha asegurado que el fallecimiento de García-Calvo "pone más de manifiesto la necesidad de renovar a todos los miembros del TC" y que ha abogado por una renovación "a fondo" para que el Alto Tribunal recupere su "autoridad".

 
El PP, partido que debe proponer al sustituto del magistrado fallecido y al que el resto de los grupos acusan de bloquear la renovación del TC y del CGPJ, no se ha pronunciado sobre este asunto, aunque su responsable en Cataluña, Daniel Sirera, se ha mostrado "convencido" de que la falta del magistrado "no afectará" a la sentencia del Constitucional sobre el Estatut.

 
También el secretario general de UDC, Josep María Pelegrí, ha dicho que el fallecimiento del magistrado no debería "influir" en la resolución sobre este asunto. Sin embargo, es un hecho que la desaparición de García-Calvo altera la relación de fuerzas en el seno del tribunal y, en el caso del recurso del PP contra el Estatut, devuelve a los progresistas la mayoría perdida tras la admisión de la recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps.

 
Esa recusación hacía que la resolución del principal recurso contra el texto estatutario catalán quedara en manos de seis magistrados conservadores y cinco progresistas, pero la muerte de García-Calvo rehace el empate -esta vez a cinco- y convierte de nuevo en decisivo el voto de calidad de la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas.

 
En el resto de asuntos que todavía tiene que ver el Constitucional en los próximos meses, como los recursos a la ley que autoriza los matrimonios entre homosexuales, también los progresistas parten en una situación de ventaja, ya que cuentan con seis de los once miembros a los que ha quedado reducido el pleno.

La Vanguardia

No hay comentarios: