20 mayo 2008

La vacuna del sida es posible

IAVI lanza un mensaje alentador en el Día mundial de la vacuna del sida

18 de mayo, fue el Día mundial de la vacuna del sida. Un día que ha pasado inadvertido para muchos españoles, puesto que los medios de comunicación apenas se hicieron eco de ello. Los resultados de los últimos ensayos han sido un contratiempo importante en la carrera para conseguir la ansiada solución a la pandemia del sida y, probablemente, ello haya influido en la poca repercusión de los mensajes que, desde algunas organizaciones internacionales, se han lanzado para explicar cuál es la situación real de las investigaciones y por qué la vacuna del sida es todavía posible.

Este es el caso de la Iniciativa Internacional por una Vacuna del Sida (IAVI, en sus siglas en inglés), cuyo lema para este año recoge los enfoques más optimistas sobre esta cuestión: “La vacuna del sida es posible y todavía se necesita con urgencia”, son las principales ideas que IAVI ha querido transmitir al mundo.

A continuación, reproducimos parte del comunicado que IAVI ha difundido. Estos son, según esta organización, los argumentos para la esperanza:

«La ciencia sugiere que la vacuna del sida es posible.

Casi todas las personas que se infectan por VIH son capaces, en cierta medida, de ‘controlar’ el virus durante algunos años antes de que progrese a sida. Además, algunas personas, a las que se llama no progresoras, llegan a mantener dicho control indefinidamente. Los científicos están estudiando las respuestas inmunitarias que se dan en estas personas con el propósito de dar con las claves que puedan ayudar a diseñar una vacuna efectiva del sida.

En segundo lugar, algunos individuos con VIH desarrollan anticuerpos que son capaces de neutralizar una gran variedad de cepas del virus. Hasta la fecha, los científicos han identificado y caracterizado la estructura de varios de estos anticuerpos y están intentando diseñar inmunógenos que puedan estimular la producción de estos anticuerpos en humanos.

Hay que tener en cuenta, también, que se consiguió proteger de la infección a grupos de primates no humanos que habían sido inmunizados con una forma atenuada, pero viva, del equivalente simio del VIH (el virus de la inmunodeficiencia símica [VIS]). Sin embargo, por motivos de seguridad, no se puede tratar de inmunizar a humanos con versiones debilitadas del VIH. Lo que sí están haciendo los científicos es estudiar las respuestas inmunitarias de estos animales para entender mejor qué es lo que les protege de la infección y para replicar estas respuestas en la próxima generación de candidatas a vacunas del sida.

Desarrollar una vacuna del sida es ser pioneros en ciencia. 

Hay científicos que están trabajando intensamente para encontrar nuevos enfoques para vacunas del sida. Muchas de las candidatas ahora en desarrollo se centran en una de las respuestas del sistema inmunológico; así, buscan estimular la inmunidad de un tipo de linfocitos conocidos como células T. Es probable que una vacuna totalmente preventiva deba estimular tanto la inmunidad de las células T como la de los anticuerpos. Éstos evitarían o frenarían la infección inicial, y aquéllas eliminarían cualquier célula que acabara infectándose.

Quienes investigan en la vacuna del sida han incorporado ambas estrategias, lo que tiene como resultado el diseño de nuevos vectores que puedan llevar fragmentos del virus. El año pasado, varias organizaciones como IAVI crearon incentivos financieros para animar a las compañías de biotecnología, que a menudo atesoran ideas novedosas, a que apliquen sus tecnologías en los intentos para descubrir una vacuna del sida.

Sigue siendo urgente encontrar una vacuna del sida. 

Las vacunas constituyen una de las intervenciones de salud pública más efectivas que se conocen. La historia ha mostrado que una vacuna es la única forma de erradicar una gran epidemia vírica. También es sabido que puede llevar décadas conseguir desarrollar una vacuna. El VIH se descubrió hace 25 años, pero sólo llevamos diez intentando conseguir una vacuna del sida de forma coordinada.

Con casi 7.000 nuevas infecciones diarias, debemos continuar haciendo todo lo que esté en nuestras manos para desarrollar una vacuna que pueda erradicar la pandemia del sida de una vez por todas. El sida sigue siendo la cuarta causa de muerte a nivel global y la número uno en el África subsahariana.

Es preciso un apoyo a largo plazo.

Desarrollar una vacuna del sida requerirá un constante compromiso de los mejores científicos, académicos y representantes de la industria, así como apoyo político y financiero de los gobiernos y donantes de todo el mundo. Hoy, al honorar a aquéllos que han apoyado enérgicamente la investigación en vacunas del sida, hacemos una llamada a estos mismos activistas y defensores de derechos, así como a los que se han incorporado recientemente, a que mantengan su apoyo en este largo recorrido.»

Se puede obtener el comunicado completo y más información en inglés sobre IAVI y el Día mundial de la vacuna del sida en www.iavi.org/wavd .

 

gtt

No hay comentarios: