10 mayo 2008

Los alumnos de Bachillerato que cursen religión tendrán dos horas más de clase

Educación suprimirá la asignatura alternativa el próximo curso

La reorganización de los estudios de Bachillerato para el próximo curso aportará algunas novedades en el sistema educativo vasco. Y entre ellas destaca la supresión de la asignatura alternativa a la religión.

La reorganización de los estudios de Bachillerato para el próximo curso aportará algunas novedades en el sistema educativo vasco. Y entre ellas destaca la supresión de la asignatura alternativa a la religión. Eso significa que los alumnos que no elijan la religión, que seguirá siendo opcional, no tendrán necesidad de cursar una materia alternativa, como ocurre en estos momentos. La consecuencia práctica es que se ahorrarán dos horas de clase, las que se imparten de religión en primero de Bachillerato.

El Departamento de Educación ha aprovechado para introducir este cambio la necesidad de aprobar un decreto que desarrolle las ordenanzas de la Ley Orgánica de Educación (LOE) en Bachillerato para el próximo curso. El viceconsejero de Educación, Pedro Otxoa, ya se ha adelantado y ha mandado esta semana unas instrucciones a los centros donde no figura la asignatura alternativa.

En la actualidad, las horas lectivas semanales son 31, a las que hay que sumar otra de tutoría. Y se reparten de la siguiente manera: 16 horas para materias comunes (dos son para religión o la alternativa); 12 horas para las materias de modalidad propias de cada una de las tres ramas de Bachillerato, y tres horas más para optativas.

La LOE incorpora dos nuevas asignaturas: Ciencias para el Mundo Contemporáneo y Filosofía y Ciudadanía. Estas dos materias ocuparían el hueco de la alternativa, que desaparece, con lo que los alumnos seguirían con sus 31 horas y otra de tutoría. Pero los que cursen religión deben añadir las dos horas correspondientes a esta materia, con lo que se irían a las 33 más la de tutoría.

Por una causas o por otras, la asignatura de religión sigue en el centro del debate social. El pasado mes los obispados denunciaron que un centenar de colegios han suprimido la religión (de oferta obligatoria por todos los centros). Se trata de una vieja batalla en la que padres y directores de los colegios públicos reclaman que la asignatura se imparta fuera del horario lectivo. Según los directores, debería tener el rango de "una actividad extraescolar", ya que "la red pública es laica".

Los equipos directivos de los centros esperan con ansiedad este decreto, que también incorpora otra serie de medidas, como la consideración del euskera como lengua vehicular, a semejanza de lo estipulado para Primaria y Secundaria. La demora en la aprobación del decreto está generando inquietud en los centros, cuyos directores ven cómo el tiempo se les echa encima y no conocen los pormenores para planificar el próximo curso. CC OO, sindicato mayoritario en la red pública, ha advertido de "la difícil situación" a la que ha abocado a los centros de Secundaria "la falta de previsión" del departamento, que ha abierto el plazo de matriculación sin concretar el futuro Bachillerato. Según Comisiones, hay varias "preguntas básicas" que aún no tienen respuesta, como cuántas horas tendrá el alumnado (31, 32 o 34), el reparto de horas de las nuevas asignaturas de los bachilleratos o los profesorado que las va a impartir.

El pais

No hay comentarios: