12 mayo 2008

Recursos contra Educación para la ciudadanía: el derecho a educar en valores homófobos

Escuchaba hoy en la emisora de la Conferencia Episcopal (COPE) los argumentos que, según ellos, justifican y exigen los recursos presentados contra la asignatura “Educación para la ciudadanía”.

Los padres son los que deciden acerca de la educación moral y religiosa de sus hijos, hasta ahí bien. ¿Pero dónde acaba esa libertad personal y comienza la de la comunidad donde se han de integrar? Un padre (o madre) puede tener un odio irracional (no puede ser de otro modo) hacia los inmigrantes; ¿ser padre le da derecho a criar a un xenófobo?.

Yo creo que no.

La sociedad no debe adoctrinar, pero sí educar. Igual que tiene potestad para quitar la libertad a las personas que incumplen las reglas, debe tener herramientas para intentar que las nuevas generaciones sean más libres y tolerantes.

Decirle a una clase de niños que dos hombres o dos mujeres pueden casarse y tener hijos, y esa familia es igual de válida y normal que cualquier otra no atenta contra ningún derecho. Y que no me vengan con milongas sobre el “lobby gay”, que esa canción ya la llevamos escuchando demasiado tiempo.

Hace tiempo que deje de creer que los mismos que mantienen ese discurso vayan a salvar mi alma. El Dios en el que yo creo no fomenta el odio ni el rencor, no incendia los ánimos contra nadie y enarbola el odio como pendón.

Y aun así, yo no deseo que desaparezcan, yo no los odio, pero sí les pediría un poco de reflexión sobre sus actos, que comparen lo que deberían hacer con lo que hacen. La hipocresía no es buena.

PS: Después me he puesto “Tarántula” para desintoxicarme. Me encanta.

Normalizando

No hay comentarios: